Capítulo Veintiocho:Un día caluroso e investigando a Tyler.

1K 44 0

Narra Hannia

-Te dije que era a la derecha- le dice Derek a Charlie.

-Claro que no, dijiste síguete derecho- reclama Charlie.

-¡Muero de calor!- se queja Christian.

-Demonios. Nos hemos quedado sin gasolina- dice Charlie y la camioneta se para.

-¡Por eso tenías que girar a la derecha!- le grita Derek.

Comienzan a pelear entre ellos y decido bajarme de la camioneta, ya que empieza a hacer mucho calor. El auto de Luke se estaciona detrás de la camioneta, se baja él junto con Will y Payton.

-¿Qué paso, amor?- me pregunta Luke.

-Holly se quedó sin gasolina- le contesto.

-¿Holly?- pregunta Will

-Así se llama la camioneta de Derek- le digo y él ríe.

-¡Vete a la mierda, Dk!- Charlie azota una de las puertas.

-Yo me voy a la mierda hermanito, pero tú vas por gasolina- le dice Derek que viene caminando detrás de él.

-Yo quiero una cerveza fría- pide Christian mientras se quita la playera que ya está más que sudada.

-¿Dónde están Evan y Lexi?- pregunto ignorando a mis hermanos.

-No lo sé, venían detrás de nosotros- dice Payton

-Char, ve en mi auto por la gasolina- le dice Luke y le lanza las llaves.

-Gracias, cuñado- le dice Char y sube al auto.

-Yo te acompaño, necesito algo de beber que no sea alcohol- dice Payton y se sube.

Char arranca el auto y se van.

-Hace mucho calor- se queja de nuevo Christian.

-La princesa no está acostumbrada al calor- se burla Derek.

-Este calor esta para morirse, que es muuuuuuuy diferente- le dice Christian.

-¿Podrían dejar de discutir? Me están poniendo de nervios- les digo.

-Ven para acá, preciosa. Te daré un buen masaje- me dice Will que está sentado en el pasto.

Me siento entre sus piernas y Will comienza a masajear mis hombros.

-Bonitos hombros- dice Will.

-Cuidado, Will. Si no quieres que te deje sin día del padre calma tus hormonas- le dice Luke.

-Es tan sencillo hacerte enojar- dice Will riendo.

(...)

-Luke y Hannia dormirán en habitaciones separadas y punto- dice Derek.

-Dk, hemos dormido juntos en tu casa- le digo.

-Es muy diferente, ya he dicho que dormirán en habitaciones distintas y ya no hay nada más que alegar- dice Derek enojado.

-Sabes muy bien que en la noche me cambiare a la habitación de Luke- le digo sonriendo.

-¡Esta bien! Quédense juntos, pero si escucho un solo gemido de esa habitación iré a sacarte estés como estés- Derek se da la vuelta y sube con sus maletas.

Sonrío y subo detrás de él con mis maletas. Entro a la habitación que da al mar, abro las cortinas y las ventanas. Abro la puerta que da al balcón y salgo. El aire cálido me rodea al igual que el olor relajante del mar, cierro los ojos e inspiro, siento unos brazos rodearme la cintura, abro los ojos y volteo, encontrándome con el lindo rostro de mi novio.

Enamorada del chico maloDonde viven las historias. Descúbrelo ahora