Capítulo 64

69K 3.8K 274

GRAYSON

Rebecca entra por la puerta con una sonrisa en el rostro, al acercarse me da un pequeño abrazo y al separarse deja las bolsas de comida y cerveza que le había pedido encima de la mesa.
Siempre hago yo la compra, pero ella estaba de paso en el supermercado y le he pedido que me traiga unas cuánta cosas.

—¿Sabes? Me ha parecido ver a Sophie en el café'rous, esa tienda que venden cafés y dulces. –dice mientras saca la comida de las bolsas dejándola en la isleta– Cuando ha salido de la tienda tenia los ojos cristalizados y la nariz roja
–continúa.

¿Ojos cristalizados y nariz roja?
Eso significa que ha llorado o ha estado apunto de hacerlo. ¿Pero por qué motivo?
Abro la nevera antes de que la puerta se cierre, y tomo la única lata de cerveza fría que hay dentro de esta y me siento en el sofá.
Saco la cajetilla de tabaco, tomo uno y lo posiciono en mis labios para encenderlo.

—Deberias dejar de fumar, es malo para la salud y a puesto lo que sea que Sophie no fuma y no le gusta que lo hagas.
–dice sentándose en el sofá de al lado-.

—No, no fuma. Odia el tabaco.

(Flashback)

Saco la cajetilla de tabaco, agarro un cigarro y lo prendo con el mechero.

Intente abrir la puerta una vez más pero estaba cerrada, busco en mis bolsillos alguna mierda que pudiera funcionar y encontré una pequeña navaja. Sonrío victorioso y con un truco que aprendí hace años, abro la puerta y entro al interior 

Camino hacia su habitación, abro la puerta lentamente y ahí está en ropa interior colocándose el pijama.
Me acerco a ella por detrás y le agarro por la cintura, un grito derrpeente sale de su parte al no esperarse que hubiera nadie en la casa aparte de ella. La suelto y se gira hacía mi con el ceño fruncido, al verme con el cigarro frunce el ceño y se acerco a mi dándome un pequeño empujón hacia atrás.

¿Te crees que puedes entrar en mi casa como nada, darme un susto de muerte y fumar? ¡Aquí no se fuma!
–dice apuntándome con el dedo índice.

Rio a carcajadas.
Sophie se acerca a mi, toma el cigarro de entre mis labios, lo tira al suelo y con la zapatilla de estar por casa da un pisotón apagandolo.
Al darse la vuelta, se pone el pijama, arregla la cama y al darse la vuelta frunce de nuevo el ceño.

He sacado y encendido otro cigarro para molestarla, me gusta ver cuando se enfada.
Se acerca a mi, y entonces hecho lenta mente todo el humo del cigarro a su rostro. Comienza a toser mientras yo me rio a carcajadas.

Nadie me dice lo que tengo que hacer, nena.

Barbie frunce el ceño y se acerca a mi dándome un pequeño y débil golpe en el pecho que solo hace que suelte una carcajada.
La tomo de las caderas y la junto a mi, para besar esos labios que me vuelven jodidamente loco.

(Fin flashback)


Rebecca me mueve del brazo, cuando despierto del pequeño recuerdo de hace un par de días atrás.
Termino el cigarro y lo apago en el cenicero, sí, sophie me obligó a ponerlos.
Según ella tirarlos en el suelo está mal, y es de guarros.

—¿Como crees que debo impresionarla entonces? No se si la cena en el restaurante esta bien.

—Grayson, si yo fuera ella mataría por ir a un restaurante tan caro. Tenlo por seguro que le va a encantar.
–dice sonriendo.

¿Un Mafioso enamorado? ¡Lee esta historia GRATIS!