-"Carta dirigida a mis amigos"-

89 9 1


"Nota 32: cumplimos nuestro destino, cueste lo que cueste.

Dirigida a mis amigos"

"Hace un tiempo que pienso en cómo voy a escribir esta carta. Hoy, finalmente, me di cuenta de que debe salir totalmente de mi corazón, sin premeditación alguna.

Seguro que si han encontrado esta libreta es porque yo ya no estoy allí. Y eso, quiero que sepan, me pone muy contento.

Hace un día precioso, está por comenzar el otoño y el viento es bastante agradable. Un buen día para morir, ¿no creen?

Quiero ser parte de esta naturaleza que me rodea; quiero poder ser dueño de mí mismo sin tener nada que me atormente. Quiero ser feliz, ¿de acuerdo? Déjenme serlo.

No voy a aburrirlos con mi triste infancia ni con todas las veces que me sentí mal a causa de mi existencia en general, sino que voy a limitarme a decir que no era feliz, y eso es todo.

¿Existe un trasfondo más allá del hecho de que me considero infeliz? Tal vez, pero no me detengo a pensar en eso. No me siento bien en esta vida y es lo único que necesito saber para darme cuenta de que debo emprender viaje.

Veo la gente pasar: parejas, personas paseando a sus perros, corriendo... Todos deben tener una razón para seguir respirando.

Pues yo no.

Porque las calles están muy llenas y yo estoy muy vacío; porque todos vamos por la vida creyendo equivocadamente que somos felices, cuando en realidad la vida se nos pasa intentando encontrar la verdadera felicidad. Y porque, ¿saben?, nunca seremos plenamente felices por más de un momento, créanme que lo sé. Aunque quizá de eso está hecha la verdadera felicidad: de momentos.

Momentos que a mí me escasean, por no decir que no existen.

Todo sucede por algo, lo crean o no.

Lo peor, es que ya me gustaría poder decir que estoy condenado: que el cielo o el infierno me reclaman como suyo. No, en lo absoluto. Por el momento estoy arraigado a la tierra, obligado a pertenecer a donde no encajo; obligado a vivir.

Suelten mi mano, ya la han tomado muchas veces para detenerme. Yo no quiero ser detenido.

Las cosas son como deben ser: la muerte siempre se lleva lo que es suyo"

Aunque no me prefieras¡Lee esta historia GRATIS!