Abbie's POV:

La alarma de mi móvil sonó indicando que era hora de levantarse.

¿Algo que odiase más que madrugar? Hacerlo en fin de semana. Y sí, por desgracia hoy era sábado.

Solté un leve gruñido, pero como pude alargué el brazo hasta mi mesita de noche y la apagué. Tras unos segundos intentando asimilar que tendría que salir de mi calentita cama traté de incorporarme, pero unos brazos que rodeaban mi cintura me lo impidieron.

-¿Adónde vas? -Me preguntó en esa voz ronca que tanto me gustaba.

-Al baño -Me giré para mirarle, él seguía con los ojos cerrados-. Y luego a cambiarme.

-¿Y por qué no te quedas un rato más en la cama? -Abrió los ojos y me miró haciendo un puchero.

-Porque tengo que coger un vuelo.

-Vamos solo cinco minutos... tal vez diez.

Intenté levantarme de nuevo, pero antes de darme cuenta estaba debajo suyo, aprisionada entre sus brazos.

-¡Kyle! -reí.

-Oh vamos, no te veo hasta el miércoles por la tarde. No nos va de unos minutos.

-Lo sé, pero los ensayos para el desfile empiezan esta tarde y como pierda el vuelo Jessica me mata.

-Está bien -suspiró-, pero quiero mi beso de buenos días -Frunció los labios.

-Eso está hecho -Rodeé su cuello para acercarlo más a mí y así poder juntar nuestras bocas.

Segundos después le di un leve empujón para que me dejase salir y él se tumbó a mi lado.

-Voy a ducharme, ya sabes que tú puedes hacerlo también -Le avisé dirigiéndome al baño.

-¿Contigo? -Sonrió de lado.

-Sí quiero llegar al aeropuerto será mejor que no -dije cerrando la puerta.


Salí del baño envuelta en una toalla. No había ni rastro de Kyle por lo que supuse que estaba acabando de ducharse.

Me acerqué a la cómoda y del primer cajón saqué la ropa que había dejado preparada el día anterior. Me puse la ropa interior y antes de acabar de vestirme saqué un bote de crema hidratante que ya tenía guardado en mi neceser para empezar a extenderla por mis piernas.

-Me lo estás poniendo realmente difícil.

Giré mi cabeza en dirección a la puerta y encontré a mi novio apoyado en el marco de ésta, ya vestido.

-Nadie te dice que te quedes mirando -Sonreí.

-Ya, pero yo quiero hacerlo.

Negué con la cabeza y limpie mis manos con la toalla con la que había envuelto mi cuerpo minutos antes.

Me puse un jersey blanco de cuello alto y unos pantalones negros ajustados junto con unos botines del mismo color.

Kyle estaba entretenido mirando algo en su móvil, lo que me recordó que yo debía revisar el mío por si tenía algún mensaje de mi representante. Al hacerlo encontré varios mensajes en el grupo que tenía con las chicas en los que me deseaban un buen viaje y en los que Bella me pedía que robase algún conjunto para ella. Reí al leer estos últimos.

Había pasado poco más de un mes desde el último percance con Heather y parecía que todo entre nosotras estaba yendo estupendamente.

-¿Lista para desayunar?

Tied • jb [Terminada]¡Lee esta historia GRATIS!