Capítulo 13: "Herencia"

5.9K 539 359


Camila despertó algo despistada.

Quizo levantarse de su cama, pero la notó más incómoda que antes.
Estaba dura y ella estaba inclinada hacia arriba. A su lado había más de esa textura. ¿Qué le había pasado a su lugar de descanso?

Notó que el color de su habitación no era el mismo, era amarillenta... y las paredes rojas y angostas.

Tardó variosminutos más para comprender que no se encontraba en su habitación, sino en el laberinto en el que había estado metida desde hace algunas horas; y estaba acostada en las escaleras del lugar.

Se arrastró hasta abajo con cuidado de no caerse y se paró en el suelo. De nuevo tendría que buscar su habitación en esos extraños pasillos, justo cuando creía que había terminado y en sus sueños se encontraba abrazando a una figura de ojos verdes, quien a su vez abrazaba a otra más grande, quien gritaba alegremente "¡Lauren, Lauren, volviste!" y tiraba fuegos artificiales, que no asustaron a la chica del sótano.

Camila volvió a caminar por el lugar, con la simple esperanza de encontrarse con su habitación, o con alguien más...

~•~•~•~•~•~

Hubo un momento en el que Austin y Alexa salieron de su habitación por algún motivo que Lauren desconocía, dejandole tiempo suficiente para subir por el ducto de ventilación y arrastrarse por ahí. No sabía lo que hacía en ese momento, solamente quería dejar de prescenciar esa escena.

Cuando Austin y Alexa volvieron, se sentaron en la cama y retomaron su charla.

—¿Qué haremos, Austin?

—Perdón —miró al piso.

—¿Qué?

—Perdón —alzó su mirada hacia la suya—. Perdoname.

—Austin, yo ya re he perdonado hace mucho tiempo, no tienes que lamentarte.

—¡Sí tengo! ¡Yo... yo soy una mierda!

—¡No lo eres! ¡Eres humano, todos nos equivocamos!

—No... Yo ni siquiera merezco ser llamado humano ¡Yo soy una mierda al igual que mi padre!

—¡Tú no eres igual, no vuelvas a repetirlo! Él es así, lo sé, ¡Pero no por eso tienes que ser igual!

—¡Sí tengo, lo llevo en la sangre! ¡Es mi herencia!

—¡No! —puso una mano en su mejilla derecha—. La genética puede darte el color de pelo, ojos, lunar —acarició su pequeño lugar en forma de media luna—... Pero quien eres tú, lo decides tú. No tu sangre —Eso era exactamente lo que le había dicho Lauren a Amanda hace unas horas—. Y en ese caso, tú no sólo tienes la sangre de Simon, también la de tu madre, y ella era buena ¿Verdad?

Austin quitó su mano de su mejilla.

—Ella sí —miró al suelo—... Pero yo no. Yo te he mentido, Alexa.

—...¿En qué?

Austin tomó un largo respiro para hablar. Lo que estaba por decir cambiaría por conpleto su relación, y también su vida, al confesarse por primera vez.

—S-simon me obligó a enamorarte —tomó otro respiro hondo—...para... para que yo te embarace y venda a nuestro hijo.

A Alexa se le escapó una lágrima de su ojo izquierdo. Austin la miró.

—Pero yo de verdad me he enamorado de tí ¡Lo juro! —le dedicó también una lágrima—. ¡Perdón! Se que ahora debes odiarme, pero yo te amo. De verdad, y no sabes cuánto.

Ojos Alegría (La chica del sótano) - Camren.¡Lee esta historia GRATIS!