Narra ______:

Estaba en mi cama, besándome con una chica que ni me acuerdo de su nombre, cuando entró Lisa y nos separamos.

- ¿Quién es ella? - dijo mirándonos con asco.

- Soy Ally Brook y te voy a quitar tu cara de asco de una... - dijo acercándose a ella. La tiré de la cadera y se quedó sobre mis piernas.

- Tranquila gatita - dije con un tono sensual.

- Bueno.... dice mamá que si vienes a cenar - dijo mirándome con desprecio, algo que siempre hacia al igual que los demás.

- No quiero, voy a estar ocupada - dije viendo a Ally. Ella solamente se fue y cerró la puerta de un portazo - ¡Cuidado con la puerta! - grité para que me oyera.

- ¿Donde estábamos? - pregunté coqueta. La miré y la empecé a besar. Después de un rato la hice mía por un largo tiempo. Al acabar, se fue a su casa, no sin antes dejarme su número, lo guardé y me despedí de ella. Me fui a la duchay al salir me encontré con mi madre y Christina con caras enfadadas - ¿No sabéis lo que es privacidad? - dije tapándome con una toalla.

- No quiero que te traigas una de esas putas a mi casa, estoy harta de escucharte gemir todos los días - así es, follo todo los dias.

- Mamá, no son putas, son chicas que quieren pasar una noche con la diosa del sexo - dije sonriendo con orgullo, ellas pusieron muecas de asco y yo me empecé a reír - Está bien, no las voy a traer más - dije y ellas me miraron sorprendidas, y lo entiendo, ya que suelo discutir hasta que me den a mí la razón o hasta que se cansen - Hoy no me apetece discutir, y ahora...  ¡FUERA DE MI BAÑO! - salieron, me vestí con mi pijama de los minions que me regaló Nick Jonas (mi mejor amigo) y fui al salón donde estaban todos viendo una misa. "Por Dios, sí que están obsesionados" pensé - Vuestra próxima canción va a tratar de curas y todo ese rollo - dije riendo.

- Callate, estúpida - dijo Lauren tirándome un cojín.

- Qué daño me has hecho - dijo llorando falsamente.

Me senté al lado de Joey, el cual se fue de mi lado. Yo solo rodé los ojos y vi la película Bajo la Misma Estrella junto a todos, ya que al fin se había terminado la misa (por fin).

Me quedé dormida, sentí cómo alguien me tocó la cara y, por instinto, le pegué una patada. Abrí mis ojos me encontré a Dani en el suelo y gritando de dolor. De pronto todos estaban alrededor de mí y mirándome mal.

- ¿¡Qué le has hecho!? - me gritó Lauren.

- Primero, a mÍ no me grites y segundo, ella se lo merece por intentar pintarme la cara.

Sentí un ardor en mi mejilla, miré quién había sido y era mi propia madre. Yo solo me subí a mi cuarto, me cambié de ropa y metí ropa en una mochila. Cojí las llaves de mi moto y salí de la habitación. Al llegar a la primera planta vi a todos en el salón mirándome, yo solo abrí la puerta y me fui hacia mi moto, me monté en ella, la arranque y me fui corriendo de allí. Me encantaba el aire en mi cara, me hacía sentir libre. Fui a la casa de Bárbara, que vivía sola. Me abrió la puerta y accedió a que me quedase unos días. Empecé a recibir llamadas y sin ganas de contestar apagué el móvil y me fui a dormir con Bárbara.

A la mañana siguiente me levanté con dos cuerpos sobre mí: Cara y Bárbara.

- Quitáos de encima, gordas - dije riendo y ellas se quitaron de encima mía.

- Lauren está abajo junto con Lisa - dijo Cara, yo solo asentí y bajé.

- ¿Que hacéis aquí? - dije fría.

cimorelli ( tu y Madison beer)¡Lee esta historia GRATIS!