Capítulo 5. La Mentira

3.9K 372 31

Lygal suspiró cuando Lucía le pasó el brazo por los hombros, le era posible con sus enormes tacones, la chica estaba tan radiante que parecía aún más atractiva de lo que normalmente era.

-Drug y yo ya tenemos planes, Lucía- se burló imitando su voz- Si que te pones posesivo cuando se trata de tu chico ¿eh?- chasqueó y Lygal se sonrojó de pies a cabeza.

-Oh, por favor, no lo llames así- se cubrió el rostro con una mano y Lucía solo continuó sonriendo.

-Debo admitir que es más sexy de lo que esperaba, cuando lo describiste pensé que quizá exagerabas un poco, pero es realmente todo un trofeo- y Lygal se sonrojó aún más, se sentía algo culpable por usar así la imagen de Drug, él y su hermano habían peleado desde pequeños, a diferencia de él porque los apreciaran por más que solo su imagen, ambos eran chicos muy inteligentes pero la gente creía que eran idiotas, en especial Drink, con aquella fachada de osito teddy, enorme y hermoso, con sonrisa infantil, nadie apostaba que tuviese más de dos neuronas en el cerebro.

-Él no sólo es guapo, también es muy listo ¿sabes?- le aseguró intentando defenderlo aunque sonara a que lo estaba presumiendo.

-Mmm, el novio orgulloso de su chico.

-Te digo que dejes de llamarlo mi chico- renegó.

-¿Hablas de tu novio ficticio?- escuchó la voz de Vince tras él. El muchacho era un abusón pero tenía una buena apariencia con su cabello rojizo, la piel morena y los ojos verdes, lástima que fuera un completo imbécil- ¿Bebé Lygal sigue soñando que tiene novio? –preguntó pasándole el brazo por los hombros y revolviéndole un poco el cabello, Lygal intentó simplemente ignorarlo mientras Lucía soltó una risita burlona.

-No estés tan seguro, Vince, este fin de semana yo misma conocí al novio de Lygal por casualidad y muero de envidia- aseguró y Vince sonrió.

-Lucia, ¿así que tu también vas a apoyar esta fantasía?- pero la chica negó sacando su celular- ¿no me crees? Mira, incluso colgó unas fotos ayer, salen tan encantadores- y las buscó, Vince no dijo nada pero se quedó esperando, intentando disimular su interés.

-No dirás que las borraron ¿no?- Lucía negó.

-No, no señor, estoy segura de que están por aquí y.... ¡si! aquí están- amplió una selfies en las que Lygal tenía las mejillas encendidas y Drug le besaba una - ¿no lucen adorables?- y Vince pareció torcer el gesto aunque enseguida sonrió.

-¿Así que de repente ya tienen fotos juntos?- parecía seguir dudando- Entonces seguro que vendrá al festival cultural de la escuela ¿no? Me encantaría conocerlo- aseguró inclinándose un poco más sobre Lygal, hablándole cerca del rostro y frunció el ceño mirándole de reojo.

-Tiene cosas que hacer- gruñó.

-Entonces no debes ser tan importante- comenzó a burlarse mirándolo con una enorme sonrisa mientras se enderezaba sin que en ningún momento pareciera querer liberar a Lygal del brazo que le rodeaba los hombros.

-No le escuches, claro que va a venir, aunque Lygal le diga que no venga ¿cómo se lo perdería? – La chica le dio un golpe en el hombro-Estarás en la obra de Albérico ¿cierto? - Lygal negó.

-Si, pero... bueno, él...- pero ahora no solo era la mirada de expectativa de Vince, también la de Lucía- no sé si pueda venir- Vince lanzó una carcajada.

-Bueno, hay prioridades Lygal- aseguró revolviéndole el cabello- Y un renacuajo... – le tomó del cuello levantándole el rostro con el pulgar – no es una de ellas. El rostro de Vince parecía satisfecho y eso le provocó.

-A diferencia de ti, tiene una vida- renegó- pero estoy seguro de que hará lo posible por venir- le gruñó. Esa misma tarde, mientras marcaba el número de Drug en su teléfono, se reprochaba por ser tan manipulable, Dios, si tan solo pudiese controlar su boca...

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!