Cap 11

828 28 0

RAQUEL

Mi ropa mezclada con la la salsa de tomate de los espaguettis no era una obra de arte, ni sería una en un millón de años. Fui a mi cuarto para cambiarme, entré y cogí la ropa que me pondría. No me dí cuenta de que la puerta estaba abierta asi que la cerré y empecé a cambiarme.

Se me había olvidado coger los pantalones asi que fui a al armario y cuando lo abrí solo se escuchó un grito en el piso. Álvaro había entrado en la habitación y se había escondido en el armario, supongo que cuando dejé la puerta abierta.

-No hace falta que grites.-salió del armario.

-¡Fuera de mi cuarto ahora mismo!- lo llevé hasta la puerta y lo empujé fuera, pero antes de que pudiera cerrarla dijo:

-Míralo por el lado bueno, he hecho un descubrimiento nuevo-arqueé las cejas-sí, el de que estás muy sexy en ropa interior.

Puse una mueca, más bien una sonrisa sarcástica y le dije algo asi como eres imbécil o algo parecido mientras cerraba la puertacon cerrojo y terminaba de vestirme.

YOLI

Carlos me había llevado a aquel restaurante y cuando ya nos llevaron a nuestra mesa comenzamos a hablar.

-Estás muy bien con ese vestido. Y con cualquier cosa-no pude evitar sonrojarme.

-Gracias. Tú también estás muy bien con cualquier cosa.-una sonrisa contagiosa de oreja a oreja hizo que me sonrojara aún más.

-Bueno... Cuéntame, ¿de qué conoces a Álvaro?

-Bueno... Hace unos años, cuando eramos pequeños, coincidimos en un campamento y nos hizimos amigos. Vivíamos en el mismo barrio y quedábamos todos los findes, así mantenimos la amistad. Bueno a los 17, empezamos a correr con el coche de nuestros padres y conseguíamos bastante dinero. A los 18 nos fuimos a vivir al mismo piso y ahora con 23 y 22 años, seguimos igual.

-Bonita historia.

-¿Y tú?-le miré con el ceño fruncido.

-Con Raquel y Carla.

-Las conozco a las dos desde que era pequeña, nunca las había presentado entre sí, no sé porque y bueno estamos las tres viviendo con David en el mismo piso.

Al final de la comida, pagamos, más bien él pagó puesto que no me dejó pagar nada, y nos fuimos a dar una vuelta por las calles. Empezó a llover y a aquella hora los restaurantes estaban cerrado y no veíamos donde resguardarnos. Cogió mi mano y empezamos a correr por las calles hasta que vimos un pequeño soportal donde resguardarnos. Una vez debajo me dí cuenta de que estaba temblando, la chaqueta no abrigaba mucho en esos momentos y tenía toda la ropa encharcada.

Al ver Carlos que estaba temblando, se quitó la chaqueta y me la puso mientras me pegaba a él, para recibir más calor. En aquellos momentos estábamos abrazados mientras yo entraba en calor. Después de unos minutos dejó un poco de espacio entre nosotros y me miró con esa sonrisa suya que derritiría a cualquiera. Se fue acercando más a mí hasta unir nuestros labios en un beso profundo, lento y lleno de amor.

Nos separamos por la falta de aire y nos miramos, ambos teníamos una sonrisa de oreja a oreja, volvimos a besarnos y entre beso y beso se podía apreciar como sonreíamos como dos tontos enamorados.

CARLA

Mientras Raquel huía de Álvaro, David y yo recogimos la mesa y empezamos a limpiarla y los platos también. Notaba la mirada de David clavada en mí, observando cada uno de mis movimientos mientras lavaba los platos o terminaba de recoger la mesa.

La noche anterior no pude dormir debido a que estuve toda la noche teniendo pesadillas. La cena de anoche me había sentado mal. David parecía preocupado, lo notaba en su mirada, pero no entendía porque no me preguntaba directamente si estaba bien en vez de mirarme todo el rato.

Es cierto que tenía muchas ojeras, y parecía un zombie, pero me incomodaba que me estuviera mirando todo el rato sin decirme nada.

-¿Podrías dejar de mirarme?

-Solamente miro si estas bien o no. No has dormido en toda la noche por lo que me han dicho.

-Pues has oído bien, pero estoy bien. Esta noche dormiré mejor.

-Veo que me necesitas cerca para poder dormir bien.-dejé el plato en el fregadero.

-¿Disculpa?

-Me necesitas para dormir bien y tranquila. Si no, ¿porqué has tenido pesadillas esta noche?

No sabía lo que responderle asi que simplemente dije lo primero que se me vino a la cabeza, aunque luego me arrpenetí, parecía una excusa bastante mala.

-Casualidades de la vida-bufó.

-No me lo creo.

-Ni yo.

-¿Entonces?

-Me sentó mal la cena,¿qué quieres que te diga?-Se acercó a mí dejando poco espacio entre nosotros.

-Que me echabas de menos, no estaría mal escuchar eso de tus labios.

-Pues espera sentado.

-Antes de que pueda sentarme en una silla, tú ya me estarías diciendo que estabas muy preocupada por mí.-reí sarcásticamente.

-Eres un engreído. Quítate.-intenté irme.

Cuando coloqué mi mano en su pecho para irme, la apartó,me sujetó del brazo y volvió a acercarme a él mientras me cogía el rostro en sus manos y me besaba. Fue un beso intenso, apasionado y para mí asqueroso en aquellos momentos. Claro que yo no sabía que me enamoraría de él.

Volví a colocar mis manos en su pecho y lo empujé, apartándolo de mí unos pasos. Me acerqué a él y le dí una bofetada que dejó la marca de mi mano en su mejilla. Se llevó la mano a la mejilla mientras yo me iba y me iba al salón donde estaba Álvaro sentado viendo el final del partido. Por suerte no me preguntó nada y siguió atento al partido.

Segundos después, llegó David que se sentó al lado de Álvaro y me fulminó con la mirada. Su mejilla seguía igual de roja, pero Álvaro pareció no darse cuenta. Rachel salió de su cuarto y al ver la mejilla de su hermano me miró con los ojos bien abiertos y alzó las cejas. Me levanté del sofá, la cogí de la muñeca y le llevé hasta el parque que había en frente de casa. No sentamos en un banco y le expliqué todo lo ocurrido.

-Espero que al menos Yoli se lo esté pasando bien en su cita-dijo para romper el silencio tras la conversación.

-Eso espero, hasta hace poco estaba lloviendo,-suspiramos-esperemos que no se hayan mojado.

-Siento lo de mi hermano. Entre el alcohol y el tabaco está un poco mal.

-No te preocupes, no pasa nada. Solo espero que se haya enterado de que no quiero nada con él.

------------

Os dejo otro cap, este le subo porque es mi cumple y porque quiero jajaja

vuestra escritora loca.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!