Capítulo dieciséis

5.4K 499 201

No era la primera vez que Niall iba a una manifestación gay. Había ido hace años cuando buscaban la igualdad entre los heterosexuales y los homosexuales, junto a su exnovio. Todo había salido a la perfección; no hubo ningún disturbio o ataques de otras personas; todos respetaron los lugares públicos; y todo fue armonía, música y bailes. Niall se divirtió mucho esa vez, y se llevó de recuerdo una bandera gay que le habían regalado.

Harry, en cambio, no podría decirse que fue a una directamente. Estaba caminando por la calle cuando empezaron a destacar los colores y gritos emocionados de la gente, entre los edificios grises y sin gracia. Se quedó todo el tiempo que pasaron, donde conoció a un chico (realmente no lo conoció, solo lo vio una vez) que le entregó una bandera gay. Harry la perdió cuando se tuvo que mudar nuevamente, pero se prometió volver a ir a una de esas manifestaciones, ya que le habían encantado.

Harry no supo que vestir a la hora de empezar a arreglarse. Como nunca había ido, se preguntó que era lo mejor para ponerse y pasó cerca de treinta minutos rebuscando entre su ropa hasta que Marina entró a su habitación y le tiró en la cabeza una playera de varios colores, todos haciendo un remolino y creando una vista agradable para el rizado. Marina vestía con una remera simple de color morado, con un corazón rojo en el centro, de la cual Harry no tenía ni idea que existía, ya que ella nunca ocupaba ropa de color.

"Es para la ocasión" Dijo la chica, un poco impaciente por la demora del castaño.

Harry terminó diez minutos después, ya vestido con la playera que Marina le había dado, unos pantalones negros ajustados y botas color púrpura, las cuales se había comprado el día anterior al salir junto su con mejor amiga. Se despidió de su madre prometiendo no hacer ninguna maldad y fue a buscar a Niall, al lado de una chica castaña muy entusiasmada con la idea de acompañarlos.

El rubio no se había demorado nada comparado con lo que se demoraba siempre al elegir su ropa. Tomó una playera que su hermana Jessica le había regalado en su cumpleaños, de color rosa claro y con estampado en el centro diciendo "Love is Love", y un corazón con la bandera gay en la esquina. Siempre le gustó ese regalo de su hermana, pero no lo usaba muy seguido ya que tenía otra ropa que le encantaba y le quedaba mucho mejor, considerando que esa playera se ajustaba demasiado a su cuerpo.

No se quejó al verse en el espejo. La tela rosa se ajustaba a su torso dándole un aspecto más musculoso gracias a los días que iba al gimnasio con Harry, agregando que sus pantalones blancos le quedaban muy bien a su trasero (o eso pensó su hermana Alice al pasar por su habitación y mirarlo vestido).

Tocaron la puerta minutos después de que el haya terminado, justo cuando iba a llamar a Harry. Se despidió de su padre y sus hermanas con un grito y abrió la puerta de entrada, para encontrarse al rizado junto a Marina, los dos con sonrisas que nadie se la podía quitar.

"Hey" Saludó Harry, y se inclinó para dejar un beso en los labios de Niall "¿Nos vamos?"

"Claro"

Los tres dejaron la entrada de la casa para empezar a caminar en dirección donde empezaría todo. Marina no paraba de brincar como loca alrededor de los dos chicos, que luego de estar unos metros lejos de casa, se tomaron las manos y se dieron un pequeño beso.

"¡En serio, son muy lindos juntos! Me gustaría sacar una foto de ustedes dos..." Gritó la castaña "Pero antes, debo hablar un poco con el duende"

Sin darle tiempo a reclamar, Marina tomó a Niall del brazo, separando su cuerpo del rizado y caminando unos metros más adelante para que Harry no escuchase.

"Bien, dime" La chica sonrió "¿Lo han hecho?"

"¿El qué?"

"¿Ya tuvieron sexo?"

Feminine [NARRY, AU]¡Lee esta historia GRATIS!