Cincuenta y uno.

1.6K 138 31

-¿Dónde?.-Preguntó Johnson molesto y confundido.-Tenemos un gran, un muy gran problema.

-¿Dónde está?.-Preguntó Allison en cuatro Johnson colgó el teléfono.

-Hawaii.-Le contestó el rubio.

-¿Hawaii?.-Pregunté, ¿qué demonios hacía Jack allá?.-¿Con quién?.

-Jack me había dicho que se iría con Madison, me invitaron, pero no quise ir para no ser un mal trío.-Contestó Nash, suspire.

-¿Hace cuanto se fueron?.-Pregunté, con la esperanza de que ellos no fueran.

-Hace dos semanas.-Contestó Jack mientras mensajeaba con alguien.

Jack y Madison no podrían haber sido, ellos se habían ido hace dos semanas.

-Ellos no son.-Le dije a Sam, habíamos llegado a casa, los dos solos.

-¿Por qué estás tan segura?.-Cuestionó con molestia.

-Hace dos semanas que no están aquí, ellos no fueron, yo lo sé.-Le dije.

-Camila, ellos no nos iban a quitar a Norman de los brazos, es obvio que contrataron a alguien.-Explicó, tenía un buen punto.

-¿Y qué ganarían?.-Cuestioné, ellos no tenían nada en contra de nosotros.

-Madison y yo estuvimos en algo, y tú y Jack igual.-¿Madison y él?.

-Nunca supe que tú habías tenido algo con esa niña.-Le dije, me había dolido esa confesión.

-Nunca fue nada serio.-Tragó en seco.

-Tenemos que buscarlo, Sam.-Le dije como quinta vez a mi novio.

-¡Lo sé! ¿Qué crees que es lo que hago, Mila?.-Estaba enojado, lo sabía, pero yo estaba desesperada.

Quería encontrar a mi hijo ya.

-Pues parece que nada.-Le contesté molesta también, él se rascó la cabeza desesperado.

-No quiero pelear contigo, ¿bien?.-Me dijo calmado.

-Dime con quien demonios te metiste o alguna ex novia que tengas, dime quien demonios nos odia tanto.-Le dije, las lágrimas volvieron a salir.

Lo abracé, él me correspondió a los segundos, abrazandome más fuerte.

-Camila, tengo algo que decirte.-Me dijo, me separé un poco de sus brazos.

Lo miré atenta, a los ojos. Me tenía que decir algo de lo que se arrepentía, lo conocía muy bien.

-Un poco después de nuestra llegada a Los Ángeles, Stella y yo tuvimos unos encuentros...-Lancé sus brazos para separarme de él.

-¿Qué?.-Sin duda eso me había dolido más que la confesión sobre Madison.

-Ella me mintió, me dijo que ella era la que mandaba los mensajes y que solamente nos dejaría en paz sí yo me acostaba con ella un par de veces.-Me explicó, abrí la boca sorprendida.

Él me había mentido, de la peor forma y me había sido infiel.

-¿Por qué no me lo dijiste?.-Pregunté.

-Te enojarias.-Agachó la mirada, tomé sus mejillas con mis manos.

-Me duele más que nunca me lo hayas dicho antes.-Me tomó por la cintura y me acercó a él.

-Perdón, creeme que no fue mucho tiempo, sólo fueron un par de veces, amor.-Las lágrimas comenzaron a salir.

Sam había hecho de todo, y estoy muy segura que haría de todo por tal de que nosotros, su familia estuviera bien.

-No tienes ni idea de cuanto te amo, Sam.-Acerqué su rostro al mío uniendo nuestros labios.

-Yo te amo mucho más.-Me dijo en medio de nuestro beso.

El sonido de su teléfono interrumpió e hizo que terminaramos con nuestro beso.

-¿Es Johnson?.-Pregunté, esperanzada se que tuvieran alguna noticia.

-No, es un número desconocido.-Me dijo, atendió la llamada y la puso en altavoz.

-Querido Sam, creo que debes de querer saber quien soy.-La voz al otro lado, río. Era un voz de chico.-Pues eso te será imposible, pero necesito algo amigo mío.-Un silencio inundó la habitación.

-¿Qué es lo que quieres?.-Preguntó mi novio.

-A tu familia...-Y colgó.

»»Continuará...



••••
Chicas, espero les haya gustado y les teno que decir algo importante, que quizás les duela:

La novela tiene que terminar :'(, pero la noticia feliz es que aún no se cuando terminara :)

Las amo, cuidense, tengan un muy lindo sábado

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!