Capítulo 4. El Secreto

3.8K 386 50

-No me importa lo que haces, no lo entiendo, pero para mí está bien- Fok caminaba con su hermana camino a la universidad, la chica era su melliza aunque estaban en dormitorios diferentes, pero debido a la facultad que habían elegido pasaban mucho tiempo juntos- Es sólo que intento imaginarlo y no logro entenderlo-Le decía ella mientras avanzaban.

-Bien ¿quieres que intente explicártelo?- su hermana le sonrió como si la perspectiva le divirtiera.

-Vamos, inténtalo

-Bien, te lo explicaré en términos que entiendas, imagina que hay un precioso vestido de Gucci en el aparador y está a punto de ser puesto a la venta. Tú lo deseas, lo deseas tanto como se puede desear un Gucci y más- su hermana sonrió con rostro de confusión.

-El deseo no es lo que no entiendo, es el sexo con golpes lo que me confunde- él rodó los ojos.

-Si, claro... pero imagina que el vestido es perfecto y otras veinte mujeres lo quieren- ella torció el rostro.

-Perras- él rió.

-Así que estás ahí antes de que la tienda abra, angustiada por llegar primero al vestido, te empujan, la angustia y el dolor que provocan tus tacones de aguja y los golpes en los costados desaparecen poco a poco... están solo el vestido y tú, lentamente la adrenalina se apodera de ti, lo deseas y tu corazón se acelera y cuando inicias el camino hacía él solo ves el vestido y entonces, cuando lo alcanzas, no es siquiera comparable con el Chanel que compraste tranquilamente el día anterior... y la euforia es increíble y el placer y regocijo recorren todo tu cuerpo, acariciando cada médula de tu ser...

-Oh, por Dios- ella suspiró- Quiero un látigo- Fok rió.

-Idiota- ella rió con él.

-¿Has encontrado un buen prospecto últimamente?- él bufó en contestación.

-No en realidad, sigo esperando que cupido me toque el corazón.

- O te levante la polla- su hermana se burló y el mismo rió.

-Lo que ocurra primero- bien, él era así ¿que podía decir? le había explicado a su hermana lo mejor que podía su estilo de vida de forma que ella lo entendiera, aunque en realidad el nunca estaba del lado receptor, media 1.80 m y adoraba llevar al límite a sus amantes, pero a pesar de ser mellizos su hermana tenía una naturaleza sumisa.

-Y hablando de pollas, tienes que contarme qué pasó con Drug- Fok levantó una ceja.

-¿Sobre qué?

-¿Sobre qué va a ser? Sobre su cambio de novio- Fok no disimuló su asombro ¿Drug se había conseguido una pareja de verdad?

-No puede ser...- su hermana le vio detenidamente- ¿no sabes nada? Lo vi anoche en Facebook, comenzó una relación con este adorable niño, vi su perfil y no vas a creer quién es.

-¿Alguien que conocemos?- eso sonaba aún más extraño.

-No es eso ¡el chiquillo es el hermano de su ex! ¿Puedes creerlo? Realmente tiene suerte el maldito- soltó en broma- saborearse al par de apetecibles hermanos- Fok sólo silbo, no sabía cómo sería el muchacho nuevo, pero había visto en fotos y de lejos en una ocasión a Drink, verdaderamente un exquisito, en verdad exquisito bocado, no era el tipo de sujeto con el que se involucraba pero le había parecido más irresistible que cualquier otro. En fotos le había atraído pero verlo en persona, aun si fuese a un par de metros, le había estremecido de deseo, su andar, sus gestos... no creía en amor a primera vista... pero había comenzado a dudar. Desgraciadamente Drink era la tapadera de Drug y no podía pedirle que se lo presentara, así que solo había decidido olvidarse del sujeto- Hey ¿me estas escuchando?- su hermana llamó nuevamente su atención y él noto que había seguido hablándole.

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!