NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

13. La graduación

57 10 0

No podía dejar a Uriel, volver solo al apartamento y se empeñó en no quedarse en el hospital un par de horas, hasta que le hiciera efecto la medicina. Así que dejamos la comida para otro día y nos dirigimos directamente hasta las viviendas. Uriel parecía como si fuera a caerse de un minuto a otro, estaba sudando y le temblaban las piernas. Pero no quería aparentar realmente lo mal que se encontraba. Mi madre se fue hacía casa y quedé en ir a acompañarlo y bajar enseguida, pero no podía dejarle solo, no estando así.

Solo tuvo fuerzas para quitarse los pantalones antes de meterse en la cama y arroparse con la sábana. Estaba tiritando y se le notaba incómodo
—Aly puedes irte a casa, tienes que prepararte. Yo en un par de horas estaré bien —me dijo Uriel.
—Es temprano todavía puedo quedarme un rato más. No puedo dejarte así.
—Gracias, por todo. No sé que me ha pasado. Normalmente no... no necesito a nadie a mi lado. De hecho es la primera vez que entra alguien conmigo cuando me ponen la inyección. Ni siquiera cuando tenía seis, siempre he estado a solas con la enfermera.
—¡Vaya! ¿Siempre has estado solo?
—Si, nunca he dejado entrar ni al coronel, ni a ningún amigo estar conmigo.
—¿Ni siquiera a tus padres?
—No... —dudó al responde. —Ellos tampoco han estado nunca. —su cara hizo un gesto de dolor. No quise seguir por ahí.
—¿Por qué me lo has pedido a mí?
—No lo sé. Cuando estaba en esa sala, me he sentido solo, hacía mucho que no tenía esa sensación y no sé muy bien pero cuando estás conmigo me siento... no sé, debe de ser la fiebre —se le cerraban los ojos, y no pude evitar sonreír antes sus palabras.

¿Conmigo se sentía seguro? No sabía si sentirme alabada por qué confiara en mi o si lo había hecho solo porque soy la una persona que conoce aquí.
—¿Puedes buscar una bolsa o recipiente? Tengo el estomago revuelto.

Empecé a rebuscar en la cocina, normalmente hay unos cubos de plástico. Allí estaba, lo lleve lo más rápido posible a los pies de su cama.
—Puedes salirte si quieres.
—No te preocupes por mí, no voy a irme.

Sus labios de empezaba a ponerse pálidos y tenía la mano en el estómago. Se sentó en el borde cama y me pidió el cubo. Se lo acerqué y me senté a su lado. Lo único que podía hacer por él es estar a su lado y sujetarle la cabeza. Cuando terminó simplemente apoyó su cabeza en mi hombro.
—¿Estas mejor?
—Si
—Vuelve a acostarte, voy a tirar esto.

Cuando volví estaba dormido, el color había vuelto a su piel y parecía más joven. En realidad solo tenía veinte años, la misma edad que mi hermano. Pero estaba tan seguro de sí mismo que le hacía parecer mayor y verle tan desvalido en ese momento, me inspiraba mucha ternura. Sentía ganas de darle un suave beso, pero me resistí al impulso.

Serían alrededor de las cinco menos cuarto cuando se despertó.
—¿Qué hora es?
—Las cinco menos cuarto.
—¿No estarás intentando escaquearte de dar el discurso?
—No, pero no quería irme sin verte despierto.
—Estoy mucho mejor, puedes irte tranquila. Dentro de una hora si me encuentro un poco mejor, intentaré pasarme por el auditorio antes de irme a casa. Tengo que llevar las llaves.
—No estarás pensando en irte pilotando.
—Estoy mejor, ya me ha hecho efecto la medicación y en un rato estaré bien del todo. Tengo que hacer todo lo posible por estar esta noche en la colonia.
—No hagas locuras, Uriel.
—Tranquila si no me encuentro bien, me quedo aquí.
—Ok, mándame un mensaje si te vas. Y cuando llegues llámame.
—Si mamá —me dijo sonriendo
—No te burles, que me dejas preocupada.
—Vete que vas a llegar tarde y nos vemos allí.

Salí corriendo, tenía solo media hora para arreglarme. En realidad solo tenía que vestirme con el traje oficial. Por suerte me había duchado antes de ir a buscar a mi madre y me había arreglado el pelo. Era el mismo mono de siempre, pero para este momento se habían "currado" uno de color granate. La verdad es que era horrible. No me dio ni tiempo a leer el discurso a mi madre. Tendría que valer tal y conforme estaba. De hecho, no me dejo ni respirar desde que llegué diciéndome que íbamos a llegar tarde.

Cristalesfera¡Lee esta historia GRATIS!