~CAPÍTULO 39~¿Amenaza?

879 106 3


-Tómalo como quieras—Ella también cruzó los brazos-- ¿Vas a hablar conmigo o me dejaras hacerlo con la mosca muerta de tu supuesta novia?—

Fruncí las cejas empezando a cansarme. Nadie se refería así a (TN), y menos... Melany... Melany.

-¿Qué coños quieres hablar conmigo? Hasta donde yo sé entre tú y yo no existe nada, Melany— Su cabello rubio estaba suelto cayendo por su espalda, sus ojos fijos sobre mí y solo traía puesto un pequeño vestido que llamaba la atención de todo aquel que pasaba.

-¿Quieres que te lo diga aquí?—Arqueó las cejas de manera seria. La observé detalladamente teniendo el cuerpo más tenso de lo que ya estaba antes. Algo me decía que lo que se venía no era nada agradable—

-Ven a mi casa en la noche. A las siete está bien—Ordené—si vienes antes o después ni siquiera te molestes en tocar la puerta porque no te abriré—Le di la espalda marchándome de allí sin escucharla un minuto más.

Las clases pasaron con prisa y yo me veía inquieto. No sé por qué razón. Por desear ver a (TN) y estar solo a su lado por el resto del día o por el miedo a lo que me tenía que decir supuestamente, Melany; si es que era verdad, quiero decir—

Segundos...minutos... horas ¿En qué maldita hora se terminan las clases?—

Receso. Me apresuré a ir por (TN), encontrándola salir de su aula bastante enfada. Solo hay una explicación para ello. Debe de haber cruzado palabras con Luna, o quizás con el gilipollas de Jin.

-¿Estas bien?—Pregunté apenas llegué y ella me abrazó de prisa, ocultando su rostro en mi pecho, dándome la impresión de que algo no andaba del todo bien

-¿Ocurre algo?—volví a preguntar—

-Si—Musitó—Mi madre llega esta tarde, Jimin... La zorra de Luna le ha contado a mi madre que ando contigo—Acaricié su espalda desviando los ojos hasta hallar a Luna, quien salía riéndose a carcajadas de su aula, pero rápidamente se ahogó con su risa al verme.

Maldita zorra. ¿Qué coños te tienes que meter en la relación de (TN) y mía?—

-Todo va estar bien, (TN)—Susurré en su oído sin dejar de fulminar a Luna. Reverenda mierda fue la hora en que se me educó para no golpear a mujeres como ella—

-Tengo miedo—confesó murmurando-- ¿Y si me vuelven a mandar lejos, Jimin? Y si nuevamente nos volvernos a separar—

-Ya verás que no va a pasar—Susurré en su oído—Ya verás que no va pasar—Repetía tratando de convencerme a mí mismo, aunque la verdad parecía ser otra.

En el receso la llevé fuera del comedor, por las bancas de los campos para abrazarla y acariciar su cabello mientras la consolaba. Quizás estaba en sus días, y por ello estaba más deprimida de lo que usualmente lo está.

La podía ver tan delicada, inofensiva y sensible... era mi chica.

De regreso a clases ya tenía más problemas en qué atormentarme, y al terminarse la mañana y llevar a (TN) hasta su casa la abracé sintiendo que posiblemente no volvería a verla. Esa horrible sensación de que cosas malas se aproximan... maldita sea—

-Te veo en la noche en tu habitación—susurré en su oído. Ella asintió marchándose. Di media vuelta y me encamine hacia casa, encontrando a JungKook tirado en el sofá con un tazón de palomitas maíz y la televisión encendida—

-Joder—exclamó—Vaya. Decidiste aparecer—Vaciló-- ¿Traes a tu novia contigo?—

Negué con la cabeza aproximándome a la cocina para ir a por algo qué comer. Saqué una sopa instantánea y me apresuré a prepararla, mientras JungKook se acercaba—

War of hormone- Boy in luv¡Lee esta historia GRATIS!