ROHIPNOL

2K 19 0


LA DROGA DE LA VIOLACION

Se Pone A Escondidas En La Bebidas
Para Provocar Amnésia
A Las Mujeres Y Abusar De Ellas.

-Eso Tomó Jennyfer -Digo, -Yo no lo puse en su bebida.

-Pues alguien lo hizo -contesta el doctor.

-¿ Y cómo vamos a saber quién? Además ¿Por que Jennyfer es la única afectada? ¡Tods bebimos lo mismo!

-Ella, además de alcohol, tomó GHB en grandes cantidades. Quizás otra persona le dio la droga, pero de igual forma pueden hacerte responsable...

-Así lo haré -se despide. -Con su permiso.

Mi tía Beky comienza a sollozar. Ella es directora de la "Junta de asistencia privada". Todas las niñas del orfanato están bajo su responsabilidad. Si algo le pasa a Jennyfer, muchas cosas van a cambiar.

Mi tía camina en círculos. Mamá la sigue para abrazarla. Papá toma asiento y se tapa la cara con ambas manos.

Me quedo clavado en el suelo. Mi prima me mira con. tristeza como indicándome que confía en mí. Después pregunta:

-Felipe. ¿Ademas de tus compañeros no viste si alguien mas saludo a Jennyfer?

-¡Sí! -Me exalto. - El portero. La llamó por su nombre. Le dijo " Preciosa" . Avanzamos entre la gente para entrar y después él... le miro el trasero... con morbo. Me sentí incomodo.

- ¿ Y Durante la tarde, ese tipo no volvió a buscarla?

-Estuvo en la barra de bebidas. cuando Jennyfer se puso enferma, él nos llevo hasta afuera, pero luego desapareció.

- ¡El la drogo! -Dice Itzel. -¡Tio Owin!, tenemos que regresar.

Papá, que había escuchado nuestra conversación, se pone de pie como movido por un resorte.
Mamá permanece en el hospital con mi tía Beky. Papá, Itzel y yo vamos de vuelta al antro.

Cuando llegamos, nos asombra ver tanta gente en el pasillo. Los muchachos de la tardeada se están yendo, mientras los mayores de edad vienen llegando. Todos parecen alegres y despreocupados, como si nada malo hubiese pasado ahí. Se ha vuelto a formar la aglomeración.

-¡Somos dos! -Gritan unos.

-Dejanos pasar -Vociferan otros.

-¡Estamos aquí desde hace rato!

El portero tiene aspecto moderno. Lo señalo.

-Él es.

Papá quiere acercarse, pero la gente se lo impide. Entonces da la vuelta y va directo al acceso principal. Un guardia lo detiene.

-¡Quiero hablar con el gerente! -Dice mi padre.

-¿Que se le ofrece?

-Hace rato drogaron a una jovencita en este lugar. Se esta muriendo. Necesito investigar que pasó.

El vigilante llama por su radio.

Años pocos minutos sale un sujeto calvo de abdomen abultado.

-¿En que puedo servirle?

Papá explica todo con voz fuerte y alterada. El gerente responde sin inmutarse.

-Aquí no se consume drogas. Es un sitio sano. Puede pasar aver. Los jóvenes se divierten cada fin de semana y jamas ocurren cosas como la que usted menciona.

-La niña de la que hablo -objeta mi padre, -Tuvo un infarto cerebral por que Aquí, alguien le puso GHB a su bebida. El medico nos explico. Además, sus meseros les dieron tequila a los muchachos.

-Está equivocado, señor. En las tardeadas solo servimos refresco. Si la joven tomo droga o alcohol, ella o sus amigos la traían. A veces meten botellitas de perfume con liquido que no son perfumes. Haga la investigación en otro lado. Preguntele al joven que venia con ella.

Papá responde de inmediato:

-Mi hijo es quien invito a esa chica a este lugar; él es testigo de que les dieron bebidas alcohólicas. De seguro, algunos de los vasos también contenía droga. Queremos hablar con el tipo de la puerta. Tenemos motivos para sospechar de él.

-Mis empleados son honorables.

-¿Esta seguro?

El gerente le dice al auxiliar que vaya por su compañero.

El portero llega. Mira a Itzel de arriba abajo, como si estuviese coqueteandole. Mi prima lo encara con furia.

-¿Para que soy bueno? -Pregunta después.

-¿Conoces a la joven que se puso enferma hace rato?

-Pregunta el gerente.

-No.

-¡Le hablaste por su nombre! -Digo, -En cuanto llego, La Saludaste. Es tu amiga. No estuviste mandando bebidas a la mesa y ella acabo drogada. Se esta muriendo por su culpa.

-¿Que dices, estúpido? ¿Como te atreves a acusarme?

-¡Calma! -Exige el gerente.

-¡Vea lo que esta diciendo este imbécil! Me quiere hacer responsable de algo que él hizo. ¡Tu drogaste a la niña! ¡Y no solo eso! La manoseaste. Le abriste los botones de su vestido y le quitaste el Piercing que traída en el ombligo. Lo vi.

-Ella se desabotono -Trato de defenderme, -Me dio su alfiler. Yo no hice nada.

-¿Ahora resulta que eres inocente de todo? Pero bien que estuviste besándola y abrazándola como loco. ¿Sí o no?

EN PIE DE GUERRA. Donde viven las historias. Descúbrelo ahora