Ser conscientes de que nada es para siempre es el único modo de aprender a enamorarnos de todos aquellos momentos y personas que están destinadas a dejarnos sin aliento.

Emma escogió quedarse junto Sam, por ende, también a la realidad de Sobrenatural. Ahora deberá lidiar con las consecuencias de dicha decisión y aprender que los monstruos más peligrosos no son aquellos a los que se dedican a dar caza, sino aquellos que aguardan en el interior de uno mismo. 


UNA VIDA SOBRENATURAL: DESTINO ||#2||¡Lee esta historia GRATIS!