Cuarenta y tres.

1.8K 149 16

-¿Por qué no deja de llorar?.-Le pregunté a mi mamá ya cansada.

Enserio sentía que los párpados se me cerraban, pero no me podía dormir, no hasta que el bebé se durmiera.

-Hija, ¿por qué no vas a descansar un momento?.-Me preguntó y quitó al bebé de mis brazos, asentí y cerré mis ojos.

¡Camila, arriba! Es tu hijo, no el de tu mamá, tú debes de cuidarlo.

Abrí los ojos de nuevo y miré a mamá con el bebé en brazos, me levanté de la silla mecedora y caminé hasta donde estaba mi madre.

-Mamá, dame al niño.-Le dije, ella negó.

-Estás cansada y eso es normal, ve a descansar un momento.-Me dijo.

El bebé ya tenía dos semanas en casa, al igual que mi mamá. Vivíamos en la casa que Sam había comprado y había habitación es para mi madre, mi hermano y la habitación del bebé.

-Es que, no te puedo dejar a cargo del bebé mamá...-Le dije, pero enserio el sueño me vencía.

-Tuve tres bebés, puedo con uno más por unos minutos.-Dijo, asentí.

Era verdad, podía cuidar a Norman por unos minutos. Besé la cabezita de Norman, y le di las gracias a mi mamá.

Fui escaleras arriba y entré a la habitación, a mi habitación con Sam. Él seguía dormido en la cama, me acerqué y me acosté a su lado, él gruñó un poco y después me abrasó por detrás.

-Hace tanto no te abrazaba.-Me susurró y besó mi cabello, sonreí con los ojos aún cerrados, me estaba quedando dormida.

-Cállate y ve a ayudar a mi mamá con el gusano.-Le dije, él bufo.

-Quiero dormir un rato más, abrazado a tu cuerpo.- dijo y besó mi cuello.

Maldito horny, yo enserio no tenía ganas de nada y sólo quería dormir.

Me sentía realmente muy mal.

-Sammy, por favor.-Dije, pegó más su cuerpo al mío.

Sentirlo tan cerca después de tanto tiempo hizo que un escalofrío me recorriera todo el cuerpo.

-Te amo tanto.-Pasó su brazo por todo mi costado, y después me abrazó y unió mi mano con la suya.

-Te amo mucho más.-Susurré y me quedé profundamente dormida, no supe de mi, ni de nadie más.

Abrí los ojos, aún había sol y ya no sentía los brazos de Sammy rodeando mi cuerpo, me di la vuelta y estire mis brazos, dio bostezo y me levanté de la cama.

Me arregle un poco el cabello y bajé descalza las escaleras. Sam y mamá se encontraban en el living, Sam tenía al bebé en los brazos y mi mamá tomaba café sentada frente a él.

-Buenas tardes, amor.-Dijo Sam, me dedicó una sonrisa, le sonreí de vuelta y me senté junto a él.

-¿Cómo dormiste, mi niña?.-Preguntó mi mamá, asentí y bosteze.

-Dormí bien.-Les dije, seguía con mucho sueño.

-Esto es normal los primero meses, y aquí estoy hija, te puedes tomar un buen descanso cuando quieras.-Me dijo.

Mi mamá era simplemente la mejor mamá del mundo. Vi a Sam de perfil, él observando a Norman y decidí tomar así la foto.

Estaba realmente feliz por mi nueva vida, la vida que compartiría con mis dos hombres.

Ahora sólo esperaba y deseaba ser completamente feliz y que nada se interpusiera entre nosotros.

•••
Se los juro que no tengo nada de imaginación, absolutamente nada y perdón por eso babies, espero aún así les haya gustado..
Ailovyu, take care babies

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!