Decido no tener más problemas con Nevae pierdo y demasiado asi que intentare arreglar las cosas.

Regreso otra vez y toco la puerta ella abre y me regala una leve sonrisa.

-Yo no debí tratarte asi.-

-Tampoco yo debí de haber dicho eso.-dijo ella.

-Apenas nos conocemos y peleamos.dije con una sonrisa.-además somos amigos.-dije y la sonrisa que antes se asomaba en su rostro se esfumó.

-Si, solo amigos.-dijo algo ¿Triste?.

-Entonces paso por ti en la noche para cenar.-no pregunte simplemente ordene

Me acerque a ella para darle un beso en los labios.
Ella se alejo y en cambio me beso la mejilla.

-Los amigos no se besan.-dijo. -y si te veo en la noche.-

El que ríe de último ríe mejor.

Llegue a mi departamento y le hable a Emma diciendole que si nos quiere acompañar ella dijo que sí. Aun no le he dicho quien sera nuestra acompañante.

Ya había llegado la noche y ya estaba vestido para ir a buscarlas llegue al estacionamiento y encontre mi auto subo y le doy marcha.

Llego a casa de mis padres no me atrevo ni siquiera a decir una identidad falsa ya que en este tiempo que no saben en donde me encuentro he cambiado no soy el mismo chico de 15 años.

le mando un mensaje a Emma diciendole que baje Emma sale casi corriendo voltea a ver si la persiguen ya corre más rápido.

Entro al auto y cerro con fuerza que hasta a mi me dolió.

-¡Apresurate!, mamá viene atrás.-dijo.

Encendí el auto y antes de que se ponga en marcha vi salir a una mujer castaña con cabello rizado. Mi mamá.

-¡Dios!, ella me estaba diciendo que ha donde iba y le conteste que con unas amigas.-dijo agitada.

-¿No le dijiste nada, verdad? -pregunte.

-No, además me regañaran por esto.-dijo y río.

-Al menos lo disfrutarás.-dije y me refiero a la cena.

-Mmm...depende ha donde me lleves.-dijo chantajista.

±Ya lo sabrás.-

Llegamos a casa de Nevae, estoy nervioso ya que creo que ellas no se llevan bien.

±Quédate aquí.-le pedí.

-¿Ha donde más puedo ir? -dijo burlona.

Toque el timbre y me abrió ella se veía emocionada y hermosa.
Llevaba un vestido negro que le delineaba su definida figura. Ella sonrió como siempre hace.

-Hola, ¿nos vamos? -pregunto.

-Sí, vamos.-

Estábamos cerca del auto le abrí la puerta del copiloto ya que Emma se había pasado a los asientos de atrás.

Emma estaba tan concentrada en su teléfono que no vio a quien metí al auto y Nevae estaba tan nerviosa que no observó quien estaba dentro.

-Emma, ella es Nevae, Nevae ella es Emma.-eso captó la atención de las dos.

Ella se quedaron sorprendidas o eso creo ya que las dos tenían los ojos tan abiertos que eran capaces de salirse de sus ojos.

-H..o..la.-dijo Tímida Nevae.

-Hola, ¿sabes?, jamás me llegue a imaginar que estaría contigo en un mismo lugar.-dijo ella sin miedo de sus palabras.

Nevae estaba roja, Emma se acercó a ella dandolo un beso en la mejilla, Bella quedo tan sorprendida que se quedo en shock un momento.

Ella volteo a verme.

-Ese era un detalle que pase por alto.-dije inocente.

-Y muy alto.-dijo ella.

Espero que no este enojada conmigo pues no me convendría que lo este.

Llegamos a un Restaurante de sushi ya que era el lugar favorito de Emma.

-¡Sushi, mi favorito!. -gritaron las dos al mismo tiempo.

-vamos.-dije.

Emma se adelanto con su teléfono casi pegado a su rostro.

-Entonces...¿estas molesta?.-pregunte.

-No, me da gusto que Emma haya venido, pero no me lo comunicaste.-dijo ella viendome a los ojos que por cierto son hermosos.

-Sí, lose pero fue algo repentino y además como solo salimos como amigos no pensé que te incomodora.-dije.

Ella se quedo viendo al vacío como pensando.

-Sí, claro solo amigos, vamos.-dijo y camino.

La alcance y la agarre del brazo.

±Oye, esperate.-dije ella no me miraba.

-Mira tu hermana nos espera y si no es mucha molestia le haré compañía.-dijo indiferente.

Ella entro moviendo sus caderas tan sensual que lo hacía natural causando la mirada de muchas personas en ella y causandome un dolor en el estomago que no desifre el porque.

Entre al restaurante y las vi hablando animadamente.

-¿Ya ordenaron?. -pregunte cuando estuve junto a ellas.

-No.-contestó Emma.

Llego el mesero y no le quitaba la mirada a Nevae yo sentí de nuevo esa sensación que me molestaba el no saber el porque.

Ya habíamos pedido, comido y ya nos estábamos yendo.

El no le quitaba la mirada a Mi bella. Yo no dije eso oh si.

-Quieres dejar de mirar a mi novia.-dije y el la quito de inmediato. Es obvio que mentí pero las palabras no fueron inspeccionadas antes de salir.

-Lo siento.-dijo el mesero con cara de vergüenza.

-Oh, no él es solo mi amigo.-dijo Nevae viéndome y con solo eso entendí que me pedía a gritos que me callará.

Sentí un dolor pero esta vez en el pecho. Talvez vergüenza. Si eso debe ser.

Me pare y solo quería irme al auto.

-¿ha donde iras? -pregunto confundida.

-Solo no quiero estorbar en tu coqueteo entre tu y el mesero.-dije y salí de ahí.

Estaba fumando un cigarrillo y las vi salir Emma hablaba con ella animada y Nevae no tanto. Ella me vio directo a los ojos y los apartado de inmediato.

Ella se volteo y hacía Emma y le dio un beso en la mejilla.

Emma vino hacía a mi y Bella se fue por otro lado.

-Y...¿Nevae?.-pregunte tratando de buscarla.

-Dijo que ya se iba.-

-Emma, por favor, agarra un taxi. Tengo que arreglarlo.-le di el dinero y lo agarro.

Subí a mi auto y al fin la encontré.

-Bella, sube.-ordene.

-No, Gracias voy a coquetear a otro lado.-dijo sin mirarme.

-Bella, solo sube.-repetí.

-¡Que no!. -gritó.

±¡Sube ahora!.-grite ella solo volteo los ojos y subió a regañadientes.

Ella subió y no hablamos en todo el camino. Llegamos a su casa.

Siempre sabrás quien se queda y quien se va...

Hola, ya se acabaron mis vacaciones y como tuve tiempo hice demasiado Capitulos así que no tendrán que esperar mucho.

Gracias :)

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!