NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

32. Todo en regla

36 7 0

Mientras estaba comiendo empecé a sentir una extraña sensación que hacía mucho tiempo que no tenía esa sensación. Es algo así como sentir que te estas haciendo pis. Pero era verdad o solo una ilusión.
-Voy un segundo al servicio - les dije

Y salí corriendo hacía el servicio. Cuando llegué allí y pude comprobarlo, sentí una enorme felicidad. ¡Por fin! Grité a los cuatro vientos. Tan pronto como terminé, baje corriendo las escaleras. Y grite:
-¡Me ha bajado la regla!

Mi sorpresa fue cuando todos se quedaron mirándose entre ellos y sin decir nada.
-¿Qué pasa? - volví a decir

Por fin Luis reaccionó del letargo y se levantó y me dio un abrazo.
-Enhorabuena. Me alegro muchísimo - dijo Luis
-¿Estás hablando en serio? - dijo Silvia
-Claro. Es que no me creéis - Su cara me decía que no. - ¿Por qué iba a mentir?
-Pues quizás para no tener que volver al ginecólogo -me soltó Silvia
-¿Qué? Eso es lo que pensáis todos, que me lo estoy inventado - no hubo respuesta. Perfecto.

En lugar de sentarme a la mesa a acabar de comer, me salí fuera y me senté en el columpio. Toda la felicidad que había sentido minutos antes había desaparecido en un instante. Al poco rato salió César.
-Bea - dijo César
-Vete, déjame sola
-Lo siento. Tengo que reconocer que por un momento se me ha pasado por la cabeza. Pero no es eso por lo que me he quedado sorprendido - dijo César
-Ya claro. ¿Por qué tendría que creerte?
-Primero porque es la verdad y segundo porque he pensado que probablemente por todo lo que has pasado estos meses, las pruebas, las visitas al ginecólogo las inyecciones, la incertidumbre hayan sido en vano.
-¿Por qué dices eso?
-Porque ha sido ver a Nick recuperado y en casa y que todo haya vuelto a la normalidad.
-Mejor no pensarlo - Añadió mi madre - ¿Te sientes bien?, ¿te duele?
-Estoy bien.
-Va entremos, que acabes de comer y vayas a decírselo a Laura. ¡Qué la pobre también ha pasado mal!

Volvimos dentro y acabamos de comer, deje a los demás recogiendo. Y a eso de las tres y media, me dirigí a casa de Nick. Había quedado con él para ponerle un poco al día. Así que no estarían acostados. Llamé a la puerta y abrió Vero.
-Hola Bea
-Hola
-Mi hermano está arriba en su habitación.
-Ahora subo y ¿tu madre?
-Mi madre está en la cocina. ¿Por qué?
-Vamos y os lo cuento a las dos.

Entramos en la cocina y allí estaba Laura, lavando los platos de la comida.
-Hola - le dije
-Hola, Bea. Ya tienes a Nick esperándote arriba.
-Si me lo ha dicho Vero. Pero antes tengo que contaros algo a las dos.
-¿Espero que no sean malas noticias?
-No al contrario.
-Entonces va, cuéntanoslo.
-Me acaba de bajar la regla.
-Eso es estupendo. Es una noticia maravillosa. Porque aunque no te lo creas, esto ha sido también muy duro para mi.
-Lo sé, pero ya ha pasado
-¿Qué ha pasado? - dijo Nick desde la puerta
-Ehi. Nick, ¿Cuánto tiempo llevas ahí? - le pregunte
-No me cambies de tema. Bea ¿Qué ha pasado?

Todas permanecimos calladas.
-¿Por qué es una buena noticia que te haya bajado la regla?
-Nick, yo
-Dímelo -había empezado a gritar, estaba enfadado
-Verás Nick, hace unos meses que no me venía y estábamos preocupados -intenté darle la menor importancia al asunto.
-¿Cuántos son unos meses?
-Eso no importa, lo importante es que ya estoy bien.
-¿Cuánto tiempo?
-Tenía que haberme bajado el día que tuviste el accidente, pero no me vino.
-¿cuatro meses? ¿Por qué no me lo has contado?
-Yo... -estaba aturrullada por la insistencia y por su tono de voz, no sabía que decirle.
-¡Bea! Quedamos en que nos lo contaríamos todo. Yo te lo he contado todo.
-No quería preocuparte.
-Tú también estabas tan mal que yo no quería añadir más problemas.

Dio media vuelta y salió de la cocina.
-¡Mierda! - susurre
-Te lo dije Bea, no estabas siendo justa con él. - dijo Vero, justo lo que yo necesitaba oír en ese momento
-Lo sé, voy a hablar con él.
-No sé si es el momento
-Ya he esperado demasiado tiempo.

Un alto en el camino [Finalizada]¡Lee esta historia GRATIS!