*3*

2.1K 229 23

 Comencé a respirar entrecortadamente. Comencé a mover mi cuerpo de manera frenética sin resultado alguno. Él era más fuerte que yo.

-Quieto Kyung... creo que no quieres ser castigado. ¿O sí?- me dijo rozando su nariz en mi cuello. Lancé un sollozo e intente golpearlo pero no pude.- Al parecer si quieres...

Comencé a pensar. ¿En serio me gusta este hombre?

En cosa de segundos Sehun se deshizo de mi saco y lo lanzo al suelo para poder sentir mejor mi cuerpo.

Intenté negarme, pero sus besos comenzaban a hacer efecto en mí, y las mariposas en mi estómago ya estaban levantando vuelo.

-Ahhh...- gemí cuando Sehun mordió mi cuello. Rápidamente tapé mi boca con ambas manos. Enojándome conmigo mismo por haber soltado ese sonido.

Comenzaba a dejarme llevar. Las caricias de Sehun eran expertas y recorrían mi cuerpo con ímpetu.

Luego me giró para quedar frente a él, nos quedamos mirando por unos segundos que parecían eternos, hasta que el dio el primer paso y besó mis labios, como si de dos enamorados se tratase, comenzó lento mientras yo ponía ambos brazos sobre su cuello, hasta que el beso comenzó a tornarse salvaje y posesivo.

El rubio mordió mi labio inferior provocando que gimiera, y el aprovechando esto, metió su lengua para encontrarse con la mía en un beso apasionado.

Sehun comenzó a pasar delicadamente su mano por debajo de mi suéter azul para atacar de una manera deliciosa mis pezones, sacándome gemidos y jadeos de vez en cuando.

-¿Harás el trabajo?- me pregunto sobre mis labios. Sin pensarlo dos veces asentí.- ¿Lo harás?- volvió a preguntarme.

Presiono uno de mis pezones haciendo gemir nuevamente.- Ah... s-si...- cerré mi ojos y de la nada dejé de sentir sus suaves manos sobre mi cuerpo. Dejé de sentir sus labios en los míos. Dejé de sentir su calor al cual ya me había vuelto adicto.

Abrí los ojos, viendo cómo se dirigía hasta mi saco y lo levantaba del suelo. Di un salto e instantáneamente mis mejillas se tornaron de un color rojo intenso.

Fije mi mirada en él y me mira con una sonrisa de autosuficiencia. Se acerca a mí y me acaricia la mejilla, yo cierro los ojos al sentir su contacto.

-Gracias por encargarte del trabajo Kyung...- se acerca y me da un beso en los labios.- espero que te diviertas haciendo ese trabajo.

-A-adiós...- dije para irme, di un último vistazo y él estaba recostado en su cama. Suspiré. Comencé a alejarme y el me llamó.

-Soo, por favor, cierra la puerta.- eso hice, la cerré y el gritó.- ¡Gracias!

Cuando estuve fuera de su casa enrojecí en furia.

-Maldito hijo de perra. Me usaste, y trataste de convencerme con esto y... agh, y lo lograste.- Me rasco la nuca.- Estúpido Kyungsoo, estúpido Sehun, estúpido Chanyeol, estúpidos todos.

33kEtD

-Di mi nombre. |EXO-SESOO|¡Lee esta historia GRATIS!