31. Vuelta al instituto

38 7 0

El esperado día, por fin había llegado. Le daba el alta a Nick durante la mañana del ansiado viernes. La semana, se me había hecho eterna, las clases soporíferas. Por las tardes, por lo menos estaba con él, aunque no en persona, pero al menos lo veía a través de la pequeña pantalla del ordenador. Y aunque no os lo creáis hasta estudiábamos. Nos ayudaba a estar distraídos.

Todos estábamos deseando que se acabaran las clases para poder ir a verle a casa, pero... durante la penúltima clase justo después de que el profesor cerrara la puerta, esta se volvió a abrir, todos miramos. Y cual fue mi sorpresa que detrás de ella apareció Nick. Sin pensar claro, por que si no, no habría sido capaz, me levanté y le di un pedazo de abrazo. Luis y César se acercaron a darle la bienvenida. El profesor de mates que es el que nos tocaba, también se acercó.
-Hombre, Nick. ¿Ya te has recuperado?
-Si, ya me acaban de dar el alta - le contestó
-¿Ya estás mejor? - le volvió a preguntar, aunque fue más bien una afirmación
-Si ya estoy mucho mejor. Aunque todavía me queda un poco para recuperarme del todo.
-Me alegro. Que os parece si os sentáis y me dejáis dar la clase.

Nos sentamos en nuestros sitios, Nick ocupó el sitio que le habíamos guardado a mi lado.
-¿Cómo es que has venido? - le pregunte
-No podía esperar para verte y quería darte una sorpresa.
-Lo has conseguido, me ha echo mucha ilusión verte entrar por puerta -Nick me miró con una sonrisa.

No pude dejar de mirarlo en toda la hora y él me miraba a mí y nos reíamos como dos tontos.

Al acabar las clases, todos vinieron a saludar a Nick. Hasta aquellos que normalmente se burlaban de él. Estaban por allí.
-Ya pensábamos que no ibas a volver que te habías fugado con una rubia - dijo Rulo
-Lo hice, pero me acordé de una morena y tuve que volver, ¿ya sabes? - le contestó Nick
-Déjame adivinar, se llama Bea, ¿no? - volvió a decir - Con un recibimiento con ese yo también hubiera vuelto.
-¿Ya estás en plena forma? - le dijo Chemi - Nos han contado que estabas en chapa y pintura. Como las tías. No te habrás estado haciendo unos retoquitos, ¿no?
-Me has pillado, tío. Hay fue donde conocí a la rubia con la que me fugue.
-Si claro - volvió a decir
-Entonces no piensas contarnos donde has estado. ¿Porque no habrás estado en el reformatorio con un rubio de pelo en pecho? - le preguntó Juanca
-Si, es verdad, eso fue cuando me pillaron en la fuga. Pero solo fue una noche en el calabozo
-Va, ¿cuéntanoslo? - volvió a decir
-Luego os cuento quien ha ganado la porra, que ahora tenemos que bajar a gimnasio.
-¿Le has contao lo de la porra? Tía ya te vale - me dijo el Rulo

Yo me quedé con Nick, más rezagado y los demás fueron bajando. Nosotros cogimos el ascensor.
-No recordaba que fue tan grande el instituto - me dijo Nick
-No tenemos prisa, si necesitas parar, me lo dices.
-Estoy bien.

De camino nos encontramos con Marcos que iba hacía el gimnasio. Al vernos se acercó a saludar.
-Nick, ¿ya estás bien?
-Más o menos.
-¿Qué te ha pasado?
-He tenido un problemilla en la espalda.
-Pero ¿ya estás bien?
-Nick es mejor que se lo cuentes, sabes que no puedes hacer todo tipo de ejercicios - le dije.
-Lo sé. He tenido una parálisis de cintura para abajo.
-¿Una parálisis? ¿Pero como te las apañaste?
-Me caí por las escaleras. Me dijeron que tenía Paraparexia.
-Supongo que has tenido que hacer rehabilitación.
-Si, he estado en el hospital Sagrado corazón.
-¿Así? allí estuve de voluntario un verano. Un amigo mío trabaja allí. De echo lo conocí allí, cuando el estaba de paciente.
-Si, Mario, me lo dijo. Él ha sido mi fisioterapeuta.
-Tiene fama de duro.
-Si, pero también es el mejor - le dije yo. -De no poder ni mover ni un dedo, mira ahora ni se le nota.
-Si que es verdad. ¿Qué ejercicios puedes hacer?
-De momento no muchos, me han dado el alta esta mañana. Cualquiera que no necesite estar de pie. Todavía me canso mucho.
-Bueno, por hoy te perdono, pero a partir del próximo día. Hablaré con Mario a ver qué podemos hacer contigo. No te preocupes.

Te esperaré, al final del camino [Finalizada]¡Lee esta historia GRATIS!