Capítulo cinco

6.6K 726 381

Gritos angustiados se escucharon por el gimnasio. Luego, todo quedó en silencio.

"Dios mío..." Murmuró Harry, antes de empezar a correr hacia el rubio.

"¡Tranquilos todos!" Gritó el entrenador y acompañó al castaño.

"¡Era para ti, maldita sea!" Exclamó un Harry furioso hacia Klein, quien miraba todo con una mueca en los labios.

"No es mi culpa que no sepas lanzar bien, Styles" Dijo con asco, ignorando las dagas que Harry le mandaba por los ojos.

El castaño lo ignoró y se inclinó hacia Niall. Puso sus manos en la cabeza del rubio, para luego ponerla en sus piernas y mirar al entrenador.

"Lo llevaré a la enfermería, es mi culpa" Dijo con angustia en sus ojos. Luego volvió a mirar al chico en su regazo "Niall, ¿estás bien?"

"Mmhm"

Pasó sus manos por su cabello dorado y levantó al irlandés en un movimiento. Caminó rápidamente y salió del gimnasio sin mirar atrás, esperando que nadie notara lo que apenas había hecho.

"¿Sabes dónde está la enfermería, Niall?" Preguntó con voz dulce.

El rubio parecía una muñeca que en cualquier momento se iba a romper. Sus labios rojos por la sangre que salía de su nariz hizo a Harry hacer una mueca. No debería estar así. Debería verse tan lindo como siempre.

"Sstá a-al lado d-del bañ-ño" Habló en un susurro.

"Gracias" Murmuró, y seguido de eso, comenzó a correr con Niall en sus brazos.

Se demoró sólo unos minutos en llegar. La gente que estaba por los pasillos no pudo evitar darles miradas extrañadas, pero no preguntaron ni dijeron nada respecto a eso. La enfermería estaba vacía cuando el castaño atravesó la puerta, pero sólo dos segundos después una mujer vestida con un delantal blanco entró y dio un salto al ver a Harry.

"Hola" Saludó de forma apresurada "Le ha llegado un balón y creo que se desmayará, no se donde..."

"Por aquí" Señaló la mujer a una camilla, y Harry dejó caer a Niall en el colchón blanco.

"¿Estará bien?"

"Sí, sí. No te preocupes. Si quieres puedes retirarte, supongo que se quedará dormido en cualquier momento" Respondió la mujer, acomodando la cabeza del rubio en la almohada.

"Me quedaré" Murmuró mirando a Niall.

Los ojos de Niall se abrieron de inmediato, y una pequeña sonrisa apareció en sus labios, que dejó a Harry aturdido.

"Hey... Lucy" Murmuró Niall a la enfermera "Hace tiempo que no te veía"

"Eso es bueno" Lucy devolvió la sonrisa "Quiere decir que no has sufrido más golpes"

La sonrisa de Niall se borró de su rostro de inmediato. Asintió y quitó sus ojos de la enfermera, para fijarlos en un punto ciego. Esa acción pasó desapercibida para Lucy, pero no para Harry.

El castaño decidió no preguntar, ya que después de todo, todavía ni siquiera eran amigos (desgraciadamente)

Pasó alrededor de media hora cuando los dos quedaron solos. Lucy había ido a atender a una chica enferma del estómago y dejó a Niall y Harry a cargo del lugar, o hasta que los dos decidieran irse.

"Eh..." Empezó a decir Harry, desde el otro lado de la habitación "Siento pegarte con el balón"

"Debí estar más atento"

"No, en verdad lo siento. No me gusta verte así..." Murmuró bajando la voz mientras hablaba.

Niall había empezado a sangrar por la nariz al recibir el golpe, y un corte en la ceja fue con lo que quedó finalmente. La nariz dejó de sangrar (aunque se encontraba con un papel por si volvía) y un pequeño moretón se empezaba a ver en su ojo. Se veía realmente mal, y Harry odiaba verlo así por su culpa.

Feminine [NARRY, AU]¡Lee esta historia GRATIS!