NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

30. Última despedida.

38 7 0

El domingo por la tarde, quedé con las chicas para ir la clínica, en la parada del autobús, cuando nos montamos, ellas seguían sin saber a donde íbamos. Estaba decidida a mantener el secreto hasta el final.
-¡Oye Bea! ¿Dónde vamos? Ya no lo puedes decir - dijo Rocío
-Ya lo veréis
-¿Bea? Cuéntanos algo. Que no lleguemos y no de un shock al verle - dijo Maca
-Tenéis que estar preparadas para todo.

El autobús estaba llegando, salude al conductor, que ya nos habíamos hecho íntimos, cada vez que lo veía me preguntaba por Nick. Ya me esperaba cada vez que me veía salir corriendo del hospital, que era cada vez que iba. Apuraba el tiempo al máximo y luego me tocaba correr.
-¿Qué?, pero no vamos al hospital, donde trabaja tu padre - dijo Rocío
-No, vamos a un hospital, pero no a ese. Es un hospital especializado en su tratamiento.
-Bea, nos estás asustando. - dijo Maca
-Tiene alguna secuela.
-Nick ha insistido en que no os cuente nada. Ya lo descubriréis, pero haceros a la idea, de que es un hospital y de que hay casos bastante impactantes. Tenéis que tener cuidado con vuestros comentarios. Están bastante sensibles y pueden hacerles mucho daño.

Les había dejado sin palabras, se pasaron el resto del trayecto mudas. Y eso tiene mucho mérito, hacer que estén calladas casi media hora. Cuando nos bajamos del autobús y vieron el cartel, Hospital de parapléjicos de Sevilla, se miraron sin articular palabra alguna.
-¿Vamos? - pero ellas no se movían
-¿No estará paralítico? - dijo Rocío
-Estáis a tiempo de arrepentiros, pero a Nick le hace mucha ilusión que vengáis a verle.
-No, Bea. Hemos venido a verle - dijo Maca

Nos dirigimos hacía la puerta y ellas se hicieron las rezagadas y me dejaron a mi delante. Abrí la puerta y pase sujetando la puerta para que pasaran. Nada más vernos Nick se nos acercó, pero que diablos estaba haciendo. Venía en silla de ruedas.
-Nick, ¿Qué haces? - le pregunté sorprendida
-No, les has contado nada, ¿verdad? - por un momento me había puesto en lo peor. Pero su cara me dijo que era una broma.
-No, no les he dicho nada. Te lo he dejado a ti.

Las chicas se acercaron y le dieron un beso. No podían ni hablar siquiera.
-Nos sentamos - dijo Nick - Bueno, mejor dicho vosotras que yo ya estoy sentado.

Nick no paraba de hacer bromas. Teníais que haber visto las caras de mis amigas, eran un poema. Me miraban y no sabía si reírse con la broma. Nos sentamos en la entrada y nos quedamos todos callados, no se atrevían ni a preguntar. Nick rompió el silencio.
-No me vais a preguntar. ¿Qué me ha pasado? - se habían quedado mudas.
-Va, ya te lo pregunto yo - le dije - ¡¿Pero que te ha pasado?! - exclamé exagerando el tono.
-Me paso el primer fin de semana de las vacaciones, ¿no?, Bea - yo asentí con la cabeza. - Habíamos ido al cine y conseguí convencer, claro que tampoco me costó mucho, convencer a los chicos para que nos dejarán solos - me miró cariñosamente. -yo pretendía que fuera una tarde inolvidable y lo acabé consiguiendo. Aunque no de la manera que había planeado - me cogió de la mano. - Por lo menos vimos la peli.
-Si, estuvo genial, fue una lastima que acabará así - le dije
-Si hasta que al salir de la sala, salimos por las escalera estas que hay por la parte de atrás.
-Las que han cerrado. Por un problema que hubo... - Rocío se quedó para al darse cuenta
-Si probablemente fuera a raíz de lo que me paso. Salimos los primeros de la sala, la verdad que estaba un poco ansioso, espera poder hablar con Bea, antes de que salieran los demás. No se que había en las escalera si había helado o crema, o algo así, con tan mala pata, que la pise y me fue resbalando toda la escalera abajo. El resto creo que os lo podéis imaginar.
-Te quedaste...
-¿Paralítico?, puedes decirlo. Si más o menos... Esto, tengo que ir a devolverle una cosa a un compañero. Me acompañáis y ahora después seguimos con la segunda parte.

Subimos hasta la habitación de Cristian, que ya tenía un nuevo compañero, que era el propietario de la silla. Pasó a la habitación y allí estaban los tres, Cristian, Roberto y el chico nuevo llamado Pablo. Les presentó a las chicas y a mí a Pablo. Cristián estuvo tirándoles los trastos a mis amigas y después Nick como si no pasará nada se puso de pie.
-Te dejó la silla por allí - le dijo a Pablo - Damos un paseo.

Un alto en el camino [Finalizada]¡Lee esta historia GRATIS!