~Capítulo veintitrés~

18 1 0

Lux me miraba sentada en el sofá y yo la miraba a ella desde mi silla giratoria.

Bufé.

-¿Qué quieres hacer Lux?

-Quelo ir con tío Harry.

-Eso no es posible cielo... Vamos ¿hay algo que quieras hacer?-practicamente rogué.

-Beno...

Mala idea.

Muy mala idea.

Terrible idea.

Una estúpida idea.

-Hey Scar... ¿qué rayos te pasó?

Forcé una sonrisa y miré a Scott.

-¡Mala palabla! -Lux se cruzó de brazos miró mal a Scott.

-¿Y ella es...?

-Lux la hija de Louise la estilista de One Direction -dije mientras cerraba un ojo para evitar que la pintura me entrara en el mismo.

-Ahhh... Y ¿por qué...

-Estoy haciendo de niñera Scott -bufé-. ¿No es demasiado obvio?

-Hey tranquila -mostró sus manos en señal de paz-. No es mi culpa que tu hayas accedido a un favor para Horan.

Me quedé en silencio.

-No es para Horan ¿verdad?

-Nou... Es para Harry... ¡pero antes que digas algo! es sólo una niña nada Scott.

Le guiñé un ojo a Lux y ella rápidamente se giró hacia Scott. Sacó su labio inferior y dijo:

-Soy solo una nina Scotty...

¿A que será una buena actriz?

Si que si.

Él rodó los ojos.

-Bien. Pero necesitamos arreglar unas cosas de tu itinerario.

-Por supuesto -hice el amago de levantarme pero Lux me puso sus pequeñas manitos en los hombros.

-No Scar. Aún no telminé.

Me quedé en mi lugar hasta que Lux terminó. Ella me dijo que estaba haciendo lo que mamá hacia en su trabajo.

-Mi mamá maquilla a modelos y las deja muy bonitas.

Sonreí enternecida.

-No te muevas Scalett.

Hice caso y me mantuve quieta por lo menos unos treinta minutos. Ya que Lux escuchó que estaban dando su programa favorito en la TV y salió corriendo, dejando mi cabello a medio peinar.

-¿Ya estás... Wow cielos -le mostré la lengua a Scott.

-No fastidies. Deja que me arregle y hablamos -Scott trataba de no reír.

Fui al cuarto de baño a tratar de arreglar un poco del desastre que había hecho Lux, tanto en mi rostro como en mi cabello. Porque si su mamá también hacia la parte del cabello.

-Jesús -le dije a mi reflejo en el espejo). Haré una breve explicación de mi rostro: bien, tenía los párpados pintados de un morado demasiado fuerte, las pestañas estaban de tal forma arqueadas que llegaban hasta mi ceja, ah mis cejas más oscuras de lo que deberían, un lindo rubor en las mejillas y para terminar un labial color negro hacia su aparición en mis labios.
Lo siento Lux. Pero... tengo y quiero volver a mi estado original.

¿Atracción? |N.H| ©¡Lee esta historia GRATIS!