~CAPÍTULO 27~ Ultima oportunidad

1K 105 5

Suga... espera... yo... yo no sé qué debo hacer.

Suga subió al auto, pero antes de marcharse giró y se despidió moviendo la mano, sonriente. Él parecía feliz, pero yo podía notar claramente que lucía melancólico y con deseos de llorar. Podrá lucir una sonrisa en los labios pero sus ojos lo delataban.

-Suga--- se me escapó su nombre de los labios—

-¿Vamos?—La voz de Jimin sonó tras mío, chocando su aliento contra mi nuca. Apreté los labios y cerré los puños empezando a dar pisadas hacia adelante para alejarme de Jimin.

-(TN). Espera—Caminé más a prisa—(TN). ¿A dónde vas? ¡(TN)!—Me sujetó de la muñeca logrando detenerme-- ¿A dónde crees que vas si tenemos que irnos...?—

-Déjame sola, Jimin—Repliqué molesta—Suga habrá decidido que debo ir contigo, pero yo he decidido que no quiero estar ni un segundo contigo ¿Me oyes?—

-Si serás de terca—Resopló—Es una pena que tenga que hacerlo a la fuerza—parpadeé confusa—

-¿Ah?—

Intenté girar, pero apenas di la vuelta, unas manos me tomaron por las piernas, e inclinándose me levantó del piso cargándome en su hombro—

-¡¿Pero qué haces?!—Grité empezando a intentar patalear, pero al verme atrapada por sus brazos, empecé a darle manotazos en la espalda-- ¡Suéltame!—

-Compórtate—Masculló divertido soltando mis piernas y dejando que mi cuerpo se viniera hacia el suelo de cabeza, me aferré a su espalda, aterrorizada por solo adivinar el golpe que me ocasionaría. Sin embargo, no choqué. Jimin solo había intentado asustarme y detener mis manotazos. Él seguía caminado de regreso a su motocicleta y yo veía el mundo al revés.

-¡Jimin!—volví a gritar-- ¡Te lo advierto! ¡Suéltame!—

-Pero que escandalosa eres—Se quejó con timbre de burla—Mira. La gente nos mira. A de creer que soy un mal novio— Un golpe en mi trasero haciendo latir aquella zona de mi cuerpo. Di un pequeño brinco en reflejo sintiendo el dolor—Eres una malcriada, (TN). Eres tan terca—

-¡Suéltame!—Volví a gritar-- ¡Eres un hijo de...!—y me ahogué con mis palabras al ser jalada por él, desde mis piernas para terminar sentada en el sobre su moto—

-¿Lo recuerdas?—cuestionó mientras él tomaba asiento tras mío—Te llevé de este mismo modo cuando regresaste. Es una lástima que tenga que emplear el mismo método dos veces—

-Eres un imbécil—Escupí su rostro—

Jimin apretó los labios y sonrió ladeando su cabeza para levantar su mano derecha y limpiarse—

-Ya no hay nada que no me sorprenda de ti—suspiró—Eres una yegua salvaje sin riendas que se niega a ser domada—

-Jomete, Jimin. Solo déjame ir. No quiero estar contigo—

-Si quieres—Respondió con rapidez, apresurándose a sujetar mis mejillas con sus palmas—Si quieres estar conmigo, (TN). ¿Por qué lo niegas? Tu boca solo dice lo primero que tu cabecita piensa, pero no razonas—

Mordí mi lengua deseando solo soltar insultos—

Jimin me observó vacilante y luego ladeó la cabeza—

-Adivinaré—Inclinó su cabeza para dejar sus labios rosando mi oreja derecha—En este instante estás pensando en solo insultarme, mandarme a la mierda, y luego creer que te seguiría suplicando para que vayas conmigo, pero la verdad es que si en este instante te dejo ir y no corro tras tuyo, solo resultarías encerrándote en tu habitación para ponerte a llorar, insultarme y echarme la culpa de todo... decir que no te quiero, y que no le importas a nadie—

War of hormone- Boy in luv¡Lee esta historia GRATIS!