Ya han pasado tres semanas de lo sucedido y jamás la volví a ver, por eso digo que los buenos momentos siempre duran un rato.

Termino de ponerme mis Jeans ya que hoy tengo día libre en mis negocios.

Salgo al estacionamiento y busco mi auto y con la misma me subo tengo que ir a buscar a Emma.

Llego a su universidad y no la veo en eso se me acerca una de sus amigas no recuerdo su nombre. Jennifer, no, sherlyn, Sherry, no... Kennedy. Al blanco.

—Evan, Emma no vino hoy.—me aviso.

—Gracias, Kennedy.—dije antes de poner en marcha a mi auto.

No mucho despacho vi a esa joven que su caminar me llamaba la atención. Siempre iba despalda nunca se le veía el rostro. Esta vez decidi poner atención a ella.

Era La señorita educada no doy información a extraños pero me voy con el sola en un auto.

¡Ey!, tu, Bella.—grite para obtener su atención.

Ella volteo a ver a otros lados a ver si hablaban a alguien más sw dio cuenta que solo era ella y apresuró su paso.

—Bella.—dije cuando llegue hasta ella.

—Hola, Evan.—dijo con una sonrisas que era muy bonita.

—¿Quieres que te lleve?. —pregunté ty no se porqué razón queria que su respuesta fuera un Sí.

¿Te molesto?.—preguntó nerviosa.

—Claro que no sube.—dije.

Subió y creo que estaba nerviosa.

—Pensé que no te volvería a ver.—pareciera que estaba ansioso.

—¿Tan invisible soy?. —pregunto divertida pero tímida.

—No, no siempre te observaba pero no sabía que eras tu.—hay no.

Se sonrojo pero trató de ocultarlo.

—Es decir te veía de paso.—dije avergonzado no quiero que piense que soy un acosador.

—Estudio en en esta universidad estoy aquí todos los días.—dijo.

—Yo también vengo todos los días pero no a estudiar.—dije.

—¿Entonces a que vienes?—preguntó.

—A buscar a alguien.—respondí.

—¿Quién.?—preguntó.

—Talvez la conozcas, se llama Emma.—dije.

—¿Emma Belker?.—preguntó.

—Sí.—Contesto.

—¿Es tu novia.?... Hay no si es tu novia me bajo, no quiero problemas, yo no tengo fama de ser una Zorra, y menos quiero problemas con la Zor.. Digo perdón tu novia.—dijo histérica.

—No, ella no es mi novia es mi hermana, Emma belker y Evan belker.—dije me duele saber que mis sospechas sobre mi hermana son ciertas.

Ella no sabía dónde meter la cara estaba roja de la vergüenza por haberse expresado asi de mi hermana.

—No te preocupes no me molesta.—dije para tranquilizarla.

—Lo siento. Mucho—dijo todavía roja.

Solo solté una sonora carcajada.

La deje en su casa bajo y todavía tenia la cabeza gacha.

—Ey, no pasa nada.—dije.

—Lo siento yo no debi hablarle así a tu hermana.—dijo apenada.

—No pasa nada.—dije.

—Adiós, Evan.—dijo con una sonrisa que trae calidez. Solo eso.

—Adiós, bella.—

Puse en marcha mi auto llegue a mi departamento y no tenia nada que hacer, más bien no sabia que hacer.

Llame a mi hermana Emma para ver porque no fue ella me dijo que se sentía mal y por eso no fue, dijo que se sentía mejor que venía a mi departamento.

Después de un rato un sonido de la puerta se escuchó.
Abrí y era Emma.

—Hola.—dijo y me abrazo.

Que raro ella jamás me a abrazado.

—Hola. —dije.

—Oye, vine a estar tirada todo el día.—dijo algo cansada.

—nadie nos detiene Emma.—

Vimos películas pero había algo que me afectaba.

—Emma,¿Con cuantos hombres has estado.? —le pregunte esa pregunta me carcomia el cerebro.

—¿Que pregunta es esa.?—dijo ofendida.

—Emma,¿¡con cuantos te has acostado.!?—grite.

—¡Soy virgen! —dijo sonrojoda.

—Y.. ¿Porque creen que eres una Zorra en la universidad? —pregunte.

—Porque ellas así lo han entendido y si eso quieren creer pues que lo crean.—dijo y sus ojos tenian lagrimas reprimidas.

—Lo siento mi niña.—dije para abrazarla.

—Evan, aunque no te lo diga Te quiero y mucho.—

—Enana yo igual lo hago. —

Mi hermana se había ido mañana será otro día. Sentí un alivio al saber que mi hermana no es lo que piensan.

Me acoste en mi cama fría, que solamente yo ocupaba y caí rendido me dormí.

Me desperté, vi la hora y eran las 12:00pm todavía faltaba para buscar a mi hermana, simplemente me despierto tarde entro en comas pero amo dormir.

Entro al baño y me doy una ducha salgo y me pongo unos jeans, todavía falta para que salga Emma.

Voy a la cocina para ver que hay de comer. Al fin busco algo de comer. Terminó y voy por una camiseta de cuello V.

Salgo nada apresurado ya que tengo tiempo. Llegó y esta mi hermana con un muchacho él  la mira tierna, pero ella no se percata de eso.pasó su mirada por todos lados y cuando se dio cuenta que estaba ahí se despidió del muchacho y llegó hacía mi.

—Hola,¿Quién era ese.? — pregunté algo celoso.

—Un amigo. —dijo y se sonrojo.

—Un amigo, claro. — dije jugando.

—Es la verdad. — dijo.

La dejé en su casa y decidí pasar por unas cosas de la empresa.

Llegué y estuve toda la tarde ahí no era trabajo, trabajo sólo eran algunos detalles por solucionar.

Cuando estaba yendo a mi departamento vi a una joven sentada llorando, me di cuenta pues donde esta sentada es un parque el cual no hay gente ella se quita cada lágrima  que sale de sus ojos. Acercó más mi auto y me doy cuenta de algo. Bella.

Salgo de mi auto y cruzó hasta dónde ella se encuentra sentada.

—¿Qué tienes, Bella.? — le pregunté.

Sus ojos de Ángel me miraron confundidos y cuando se dio cuenta de que realmente yo estaba ahí me abrazó. Simplemente me ha brazo.

Yo no sabía que hacer, nadie te abraza nada más por que sí, sólo cuando realmente te estás derrumbado.

Pasé mis brazos por el pequeño cuerpo de ella y sus sollozos eran fuertes que cada vez que sonaban mis brazos la abrazaba más Fuerte.

Ella era frágil, tal vez debería ser su pegamento que cada vez que se rompa yo la reparará.








Hola este es el tercer capítulo, gracias por leer la novela.

Porfis voten, no les cuesta mucho. Así me dan ánimos de seguirla y también saber que les está gustando. :)

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!