Treinta y siete.

1.8K 137 56

Sammy

¿Eso que sonaba era la alarma? ¿Por qué la alarma sonaba tan temprano?
Digo, era sábado y habíamos perdido el vuelo hasta la otra semana, no debía de sonar.

Me moví un poco en la cama, y volví a escuchar la alarma sonar. ¡Joder!.

Busqué el teléfono y lo tomé, no era la alarma, era una llamada de Johnson.

-¿Qué sucede, bro?.-Pregunté y me tallé los ojos, él aclaró la garganta.

-¿Estás qdormido, Wilk?.-Rodé los ojos, ¿acaso me iba a regañar?.

-Estaba bro.-Le dije riendo, él bufo, se estaba enojando.-Era una broma, dude.

-Tu novia está en peligro y tú con tus jodidas bromas dude.-¿Mi novia en peligro? ¿Qué tenía mi Mila?.

-¿¡Qué!? ¿Qué le pasa a Camila?.-Me levanté de la cama y tomé el pantalón que había dejado la noche anterior al lado de mi cama.

-Sólo ven a mi casa, aquí te esperamos ven rápido, bro.-Colgué y me puse el pantalón, la primera camiseta que vi, los zapatos y una gorra.

Me podía bañar más tarde, eso si, no olvide el desodorante y lavarme los dientes, no quería besar a Camila así.

Salí de la casa, y me monté en el auto, manejé hasta la casa de Johnson y cuando estacioné el auto salí como loco hasta la puerta.

-Hola señora J.-Saludé a la madre de mi amigo cuando abrió la puerta.

-¿Sam? Hola hijo, pasa.-La saludé con un beso en la mejilla y después subí las escaleras en busca de Johnson.

Entré a su habitación sin tocar y ahí estaban todos los chicos, incluyendo a Stew.

-¿Qué ocurre aquí?.-Pregunté, verlos a todos me daba miedo.

-Alguien está amenazando a Cami, esa fue la razón por la que estuvo en el hospital, es alguien cercano.-Dijo Nate asustandome más.

-¿Alguien cercano? ¿Qué tan cercano a ella?.-Le pregunté, él miró a Jack G.

-Mas cercano a nosotros que a ella, y aún así la está lastimando.-Eso me preocupó, ¿quién la podría estar lastimando? ¿por qué razón?.

-¿Saben quién es?.-Gilinsky miró a Johnson, y Johnson a Nate, ellos tres sabían quién era.-Necesito que me lo digan, ya.-Dije con un tono firme.

-Es Stella.-Dijo Johnson.

¿Stella? ¿Ella aún quería esa jodida venganza en contra de Camila?.

No dije nada y salí de la habitación, fui a mi auto, iría a visitar a Stella.

Stella vivía sola ahora, en un pequeño departamento a las afueras de la ciudad y eso era mejor, ya no vivía cerca de la casa de Camila y así Mila no se daría cuenta de que visite a su rival.

Llegué al departamento de Stella, me bajé del auto y toqué la puerta. Había llegado más rápido de lo que pensé.

-¡Por Dios! ¿Sammy Wilk aquí?.-Me dijo en cuanto abrió, ella sabía que yo vendría.

Su escote, sus zapatillas y su labial rojo la delataban.

-No estoy aquí para hablar de eso.-Le dije, ella río.

-¿Y entonces? ¿Qué te trae por aquí mi guapo?.-Me preguntó con un tono muy sensual.

-Quiero que dejes en paz a Camila.-Le dije yendo al grano, ella volvió a soltar una carcajada.

-Esto no es tan fácil, Sam.-Me hizo pasar y cerró la puerta detrás de nosotros.

-¿Qué demonios quieres maldita loca y traumada?.-Me estaba enojando, me estaba enojando enserio.

-Un par de cosas.-Me dijo acercándose por detrás de mi y poniendo su mano sobre mi hombro.

-¿Dinero? El que quieras.-Le dije, se colocó frente a mi y me pegó a ella.

-Primero que nada, quiero tener toda una noche de sexo contigo.-Eso me dejó en shock y ella aprovechó para besar mi cuello, la aparté.

-Estás loca, Stella, no.-Le dije, me miró de nuevo.

-Lástima, tendrás que ver a tu Mila sufrir entonces.-Me dijo haciendo un puchero, suspire.

-Alguna otra cosa, sólo deja a mi novia y a mi hija en paz.-Ella volvió a tomar la copa de vino que había dejado sobre la mesa.

-Ya te lo dije, es fácil, sexo. Con tres veces a la semana me basta, daddy wilk.-Se movió un poco el escote.-Te has acostado con muchas Sam, será fácil para ti, ¿además, hace cuanto no tienes sexo?.-Me preguntó.

-No me importa calentar camas, soy feliz con mi familia ahora.-Le dije, ella se acercó.

-Ve sufrir a tu familia entonces.-Lo peor de todo esto era que su papá era el jefe de policías y no le haría nada si la demandaba.

-Está bien, Stella. Acepto.-Me sonrió y se sacó la blusa dejando ver sus grandes atributos frente a mis ojos.

-Esto no saldrá de aquí, tu familia ni amigos sabrán, daddy.-Término de quitarse la falda quedando en bragas, se acercó y besó mis labios.

Perdomane Camila, pero es por tu bien y por el del gusano.

•••

Hola mis loves, ¿cómo han estado?..
Bueno, les tengo unos anuncios;

1.-Tengo twitter y me encantaría que me siguieran, me encuentran como;
@annanzaguti

2.-Estoy leyendo una novela de Matt, enserio que es grandiosa y yo se que les va a encantar, se las recomiendo.. Se llama;

Promesas Rotas (Matt Espinosa y ) y es de EspinosxHorxn, leeanla, les gustara...

Las amo, cuidense


The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!