Capítulo 2: Tú no veas.

1.9K 70 4

-_________, deja algo de comida hermana.- Eric me arrojó un pedazo de pan a la cabeza haciendome saltar.

-Tiene tres meses de embarazo dejala.- defendió mi esposo. Yo le saqué la lengua burlonamente y besé la mejilla de Justin.

-Todo porque tienes a un idiota que te defiende.- rió y Justin le sacó la lengua haciendo que Jason ría.

-Tio no le digas así a mi papi.- hizo puchero.

-Jason, ¿No te han dicho? Justin no es tu padre.. Eres hijo de un marciano.- rió haciendo que Jason llore.

-Oh eres un idiota, Eric.- me levanté para poder consolar a mi pequeño.- Tranquilo cariño el tío Eric solo bromeaba.- besé su pequeña cabeza.

-Bien hecho Eric.- dijo mi madre negando.

-¡Oh vamos! Solo fue una broma.- rió Eric.

Terminamos todos de comer al fin. Jason se había ido a dormir una siesta y Eric había llevado a nuestra madre a su casa.

Estaba sentada en el sofá comiendo galletas que había traído mi madre.

-_________, esas galletas eran para Jason.- rió Justin sentándose a mi lado.

-Dijo que eran para su pequeño nieto. Thiago está incluido.- exigí.

-Okey.- levantó sus manos.- no me golpees.- lo fulmine con la mirada y seguí comiendo.

-Cuando tenga 5 o tal vez 8 meses estaré como una vaca y ya nl me querrás más.- dije haciendo que el riera.

-¿Que?- rió más.

-Ya lo oíste.- dije molesta.

-_________...- dijo pero lo interrumpi.

-Olvidalo.- el se quedó pasmado allí sentado y cuando me quise ir me tomó del brazo haciendo que callera sobre su regazo.

-__________ deja de decir estupideces. Estoy cansado que siempre creas que te voy a dejar.- estaba un poco molesto.

¿Un poco?

-Es que..- me interrumpió.

-Dejame terminar.- bufé.- se que estás sensible con el embarazo y lo entiendo nena, pero..- besó mis labios.- nada en este mundo me hará cambiar lo que siento por ti, ni docientos quilos más.- yo negué.

-Sólo lo dices porque aún estoy delgada.- crucé mis brazos.

-En realidad..- hizo una mueca y su mirada recorrió todo mi cuerpo.- Estás más gorda.- mi boca se abrió instantáneamente formando una "o". El rió a carcajadas como un desquiciado mientras yo solo quería abofetearlo.

-Eres un maldito idiota.- Estaba tan molesta.

-mi amor, sólo jugaba..- rió aún más.

-Vete a la mierda Justin.- me levanté rápidamente y caminé hacía la cocina. Tomé del refrigerador un bol que contenía galletas y corrí hacía nuestra habitación.

Unos minutos después Justin entró por la puerta y me vio allí acostada comiendo mientras veía la tv.
.-Vete.- dije dolida. No quería verlo, era un idiota. ¿Como se atrevía a decirle gorda a una embarazada? Está completamente loco.- Además... Esto es culpa tuya..

-¿Mia?- puso sus manos en su pecho como sorprendido. Estaba jugando. Que idiota.

-Estoy gorda por tu culpa. Tu me embarazaste. Eres un imbécil.- le tiré con una galleta haciendo que chocara con su pecho.

-Auh.- dijo sarcástico y yo rodé los ojos.

-Vete. No quiero verte.- el sonrió, con esa sonrisa sexy que me.. Basta, controla tus hormonas.

-Esta también es mi habitación.- exigió y se acostó sobre la cama.

-Bien. Entonces me iré yo.- quise levantarme pero el fue más rápido y se abalanzó sobre mi, pero con cuidado de no lastimarme ni al bebé.-Vete maldición.

-¿Y si no?- Comenzó a besar mi cuello lentamente.

Mierda.

-Vete, n.. No te quiero volver a ve..r.- el siguió sus besos hasta mi mejilla y luego miró mis ojos.

-Esto.- apuntó hacía mi anillo.- Jason y el niño que llevas ahí dentro dicen que eres mía para siempre, así que será difícil que te pueda deshacer de mi.- siguió su trabajo hasta llegar a la comisura de mis labios. Yo cerré los ojos disfrutando de sus perfectos labios.-¿Quieres que te bese _______?- susurró. Yo no respondí.- Responde.- exigió.

-S..si.- diablos.

El sonrió y besó mis labios rápidamente. Yo subí mis manos de su pecho hacía su cuello despeinando su perfecto cabello.
-Eres tan dulce..- volvió a besarme. Una de sus manos bajó por mi vestido y lo subió lentamente hasta chocar con uno de mis pechos. Lo masajeo levemente haciéndome gemir.- Eso es..- bajó sus besos hasta mi cuello y luego se paró rápidamente para sacar mi vestido dejandome en ropa interior.

Bajó sus dulces y apasionados besos hasta mi barriga y allí se quedó.-Tu no veas.- susurró. Yo sonrei al darme cuenta quele hablaba al bebé.
Sus besos continuaron hasta llegar a mis muslos y allí se quedo. Tocó la tela de mis bragas con sus magicos dedos haciéndome estremecer de dolor. Dios como quería que me toque.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now