Capitulo 21

3.1K 151 24

Ha Ni guardó la botella de agua y el tupper en su cartera. Revisó que llevara todos los libros necesarios y volvió a su habitación a por sus llaves. Se quedó clavada de pie mirando el cuadro que estaba en la pared en frente de su cama, no sabía muy bien que hacer con él, era su obra favorita y a veces se le olvidaba que estaba ahí colgada pero de vez en cuando se acordaba, se quedaba mirando la obra de arte y un dolor enorme se apoderaba de su pecho. Se montó en su silla y lo descolgó guardándolo debajo de la cama. Tenía que deshacerse de él, de todo. Había estado tres meses llorando, casi sin salir de la cama, pero ahora todo había cambiado, los exámenes se acercaban y tenía que obtener las mejores notas posibles para conseguir terminar su carrera con un sobresaliente de media. No podía tomarse el privilegio de distraerse con algo externo a sus estudios, ni si quiera con sus propios sentimientos. 

Cuando Ha Ni llegó a la biblioteca lo primero que vio fue a Jung Seo esperándola en la puerta. Estaba apoyado en una de las columnas mirando su móvil. En las últimas semanas ella y Jung Seo no hacían más que salir juntos, Jung Seo estaba preparando también sus últimos exámenes y coincidían más de una vez en la biblioteca así que habían decidido que el infierno de los exámenes finales sería menos infierno si se apoyaban el uno al otro, o al menos si había alguien que le instara a seguir estudiando cuando querían abandonar.  Además Ha Ni había descubierto que le gustaba mucho estar con Jung Seo, incluso más que antes, le hacía reír, le animaba y conseguía que se olvidara de todo lo que le hacía estar triste, por no añadir que le debía un favor muy grande desde hace dos meses. 

Ha Ni se dio cuenta de que estaba tan inmerso en su móvil que no se estaba dando cuenta de que se estaba acercando a él. Pegó un pequeño saltito para plantarse delante de él y el chico perdió la concentración de su móvil para mirarle sorprendido y después sonreír. 

- ¡Buenos días! - la despeinó a modo de saludo - ¿Preparada para otro día divertido de intenso estudio? 

- No imagino nada mejor - respondió irónicamente y lo agarró de la chaqueta haciéndole entrar a la biblioteca. 

Ha Ni se sentó en frente de él y sacó los dos enormes volúmenes que aún le quedaban por leer sobre la historia del arte moderno. Aún le quedaban apuntes por terminar de completar y estaba a dos semanas del examen final lo que implicaba que tenía que terminar esos apuntes en ese mismo día. A la misma vez sacó el termo donde tenía el café guardado y lo colocó al lado de los libros lanzando una mirada de desafío a su compañero quien hizo un gesto como diciendo "vaya, vas en serio".  Ha Ni asintió más para si misma que para su amigo y se centró en el primero de los dos volúmenes. 

De vez en cuando levantaba la vista para mirar a su sunbae y lo veía totalmente inmerso en sus libros, a veces se quedaba mirándole por unos minutos porque le gustaba verle concentrado, le gustaba el gesto que tomaban sus ojos cuando estaba centrado en algún punto de sus estudios porque le hacia parecer más mayor o como fruncía el ceño cuando no comprendía algo y sus labios se relajaban cuando al fin terminaba de comprenderlo. Le había dibujado tantas veces que creía conocer su rostro de memoria pero aún así seguía encontrando gestos en él que eran totalmente nuevos para ella y le encantaban. Sin embargo no llegaban a gustarle tanto como las decenas de bocetos que había en su libreta y que había intentado tirar unas cuantas de veces en los últimos meses pero que nunca acababa de hacer. 

Cuando terminaron de estudiar eran las diez de la noche, el único momento que habían parado había sido una media hora para comer en un parque en frente de la biblioteca y volver a estudiar  sin parar. Algunas veces Ha Ni se dejaba caer en lo alto de sus libros dejando claro que no podía seguir más y Jung Seo tenía que hacer que levantara la cabeza y volviera a estudiar, otras veces era ella quien se levantaba y le traía la ración necesaria de cafeína para seguir estudiando dos horas más. Sin embargo a las diez de la noche cuando Ha Ni le miró, con sus mejor expresión de súplica, desde sus libros Jung Seo tuvo que aceptar y terminar su jornada de estudios. Ha Ni estaba más que satisfecha porque no solo había conseguido terminar de estudiar sus apuntes sino que había conseguido adelantar mucho estudio de otras asignaturas así que para ella era más que suficiente las casi trece horas de estudio que llevaban en lo alto. 

Un amor inesperado [Jackson GOT7]¡Lee esta historia GRATIS!