For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capítulo 1

5.7K 96 2

Me vestí rápidamente con un par de pantalones cortos vaqueros y una sudadera de colores por encima de la camiseta gris de asas que llevaba puesta anteriormente. Me calcé con unos Mustangs azul marino y cogí las llaves de casa tras despedirme de mi madre. «A comprar pan, qué típico.», pensé. Mientras bajaba hasta el portal en el ascensor, me quité la goma de mi pelo castaño y me lo peiné con los dedos, deshaciendo algunos nudos y dejándolo medianamente liso. Al llegar al portal, salí por la puerta de cristal mordiendo la cremallera de mi sudadera. Subí la pequeña cuesta para cruzar la calle y entrar el la panadería. Tras comprar el pan, salí de la tienda con la vista puesta en mi teléfono y mis dedos escribiendo una respuesta para Leo, un compañero de instituto. Bloqueé mi teléfono para guardarlo de nuevo en el bolsillo trasero de mi pantalón cuando choqué contra el pecho de alguien. La sorpresa del impacto hizo que me tambalease hacia atrás, pero por suerte, unos brazos musculosos me rodearon la cintura, haciendo que mi cuerpo no tocara el suelo.

-¿Estás bien?-preguntó el extraño.

-Yo... Eh... Sí... Venía distraída, y... Lo siento...

«El don de gentes no es lo mío.»

-Tranquila.-dijo dedicándome una sonrisa.

Después de que dijera eso, balbuceé un "Adiós" y seguí mi camino hasta mi portal.

-¡Oye!-gritó la ya familiar voz- Te olvidas esto.-dijo tendiéndome la bolsa con pan.

-Oh, sí, muchas gracias...

-Brais.-dijo respondiendo a la pregunta que no había formulado todavía.- ¿Y tu eres...?

-Daniela.-añadí ruborizada.

-Encantado.

-Eh... Yo... Me tengo que ir, hasta... Em...

-Ya nos veremos.

-Vale, adiós.

-Adiós.

BRAIS

*Unos minutos antes.*

Salí de casa procurando no hacer ruido para no despertar a mi hermana pequeña. Mis padres estaban de viaje, como de costumbre, y me habían dejado a cargo de ella hasta que mi tía la viniera a recoger. Bajé las escaleras y abandoné mi edificio. Mientras subía la cuesta que separaba la pizzería de mi casa, cogí mi móvil y revisé los mensajes de WhatsApp. Segundos después de guardarlo en uno de los bolsillos de mi pantalón vaquero, alguien chocó contra mí, lo que provoco que la persona se cayera hacia atrás. Alargué mis brazos para agarrar de la cintura a la asustada chica.

-¿Estás bien?

-Yo... Eh... Sí... Venía distraída, y... Lo siento.-dijo nerviosa.

-Tranquila.

Le sonreí y noté como se le subía el color a las mejillas.

-Adiós.-me dijo, y desapareció de mi vista a toda prisa.

Reí por lo bajo y pude observar una bolsa marrón en el suelo.

-¡Oye! Te olvidas esto.

Extendí mi brazo para darle la bolsa. Ella se dio media vuelta y cogió el objeto mientras musitaba un "Muchas gracias".

-Brais.-dije interrumpiendo el silencio.-¿Y tú eres...?

-Daniela.

-Encantado.

-Eh... Yo... Me tengo que ir, hasta... Em...

-Ya nos veremos.

-Vale, adiós.

Todos los infiernos a tu lado.©¡Lee esta historia GRATIS!