Capítulo 1: Tenía razón

1.8K 67 2

Temporada dos.

—Mami, mami.—escuché que Jason me llamaba de lejos.

—Aquí, Jason.— le respondí a mi niño.

—¿Puedo ir a jugar con el tio Eric al patio?— yo reí y asenti.

—Claro, cariño.— él gritó de felicidad y corrió hacia abajo.

Terminé de acomodar toda la ropa que Stela había dejado y bajé a cenar.

—_________, ¿Puedes ir a decirle a tu hermano que entre a cenar?— dijo mi madre acomodando los platos con Stela nuestra ama de llaves.

Salí al patio y me encontré con mi medio hermano y mi hijo jugando al Fútbol. (No fútbol americano) y comencé a reír ya que mi hermano estaba cubierto de lodo, ya que ayer había llovido mucho y el cesped aún no estana seco.

—Oh, vamos Eric, que no tienes doce años ya.— reí y el se levantó rápidamente — ¡Diablos, Jason! Estás todo cubierto de lodo.— su rubio cabello ahora era negro y rosa su ropa también —Entra a lavarte.— estaba muy molesta.

—Lo siento, mami.— entró corriendo.

—Oh, vamos hermanita, no seas así con el niño.— rió.

—Eres un mal padrino y lo peor es que tú también estás cubierto de lodo.— él sonrió, lo que yo no había entendido hasta que vino corriendo y me tiró al lodo —¡Joder, Eric!— Grité.

—Vamos _________, te gustaba que juguemos con lodo.— rió él. Hizo una bola de lodo con sus manos y amenazó en tirarme, pero fui mas rápida y cubrí de lodo tosa su cara.

—Así es, cuando tenía 12. Eres un niño, mamá nos matará.— él negó.

—A ti te matará, ella no es mi madr...— alguien lo interrumpió.

—Pero soy como tu madre. Ahora quiero que los dos tomen una manguera y se limpien.— la vimos en el parco cruzada de brazos y con una mirada furiosa.

—Sí, mamá.— dijimos ambos para luego levantarnos he ir a limpiarnos. Estuvimos un rato jugando con la manguera y el agua.

—Exrañaba estos juegos, hermana.— me tiró con la esponja.

—igual yo.— reí y lo mojé con la manguera.

—¡Niños a cenar!— gritó mi madre riendo.

—¡Si mamá!— dijimos ambos y luego de secarnos entramos.

Entré ya seca y vi a mi esposo mirándome con cara de espanto.

—¿Está lloviendo?— rió.

—Ja, ja, eres tan gracioso.— dije sarcástica y él rió más.

—Ya, ve a  vestirte.— besó mi frente.— Te amo, mi niña.— susurró haciéndome reír.

—Y yo a ti, papi.— reímos y luego corrí a cambiarme el atuendo. Cuando dije eso se vino a la mente mi padre, él había muerto por el cancer meses atrás. Tuvimos que cancelar la luna de miel para volver a Canadá. Lloré noches y días enteros hasta un día me tuvieron que llevar de urgencia al hospital porque estaba adolorida, el doctor me recomendó reposo por el bebé, dijo que mi depresión y mi falta de alimentos le estaba haciendo mal. Justin se había molestado conmigo y me dijo que mi padre no hubiera querido esto para mi ni para su nieto. Tenía razón.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now