36 « Cuando se puede se puede y cuando no a escondidas.

8.5K 391 38

— Jake, dame eso —vociferó Brooklyn.

— No, tu lo arruinarás otra vez —murmuró.

— No, tu lo arruinaras —dijo Brooklyn frunciendo el ceño. 

— Vas a arruinar los exámenes otra vez —dijo Jake jalando el bolígrafo.

— Mi letra es más parecida a la del profesor Dolgen 

Jake suspiró y le tendió el bolígrafo.

— Tienes razón —dijo dándose por vencido. 

Brooklyn sonrió con suficiencia.

— Lo se. Siempre la tengo cariño

— Solo porque eres linda —dijo Jake dándole un pequeño beso en los labios.

Al separarse Brooklyn suspiró prolongadamente.

Sip, lo amaba.

— Eso también lo sé 

— Vaya, que modesta —dijo Jake con sarcasmo.

El muchacho se arremangó las mangas de su camisa hasta los codos. Se aflojó la corbata del uniforme y miraba como Brooklyn cambiaba las calificaciones.

¿Quien era el tonto que dejaba sus pertenencias aquí en la hora del almuerzo? Oh, sí. El profesor Dolgen. 

Brooklyn tenía la falda un poco arriba de los muslos, los primeros tres botones de su camisa desabrochados y la corbata súper floja. Jake concentró su vista en los muslos de Brook...

¿Cómo había podido dejar pasar por alto aquello? 

Todavía no se creía lo tonto que había sido. ¿Qué estaba confundido? Eso era una estupidez. Bastaba solo con mirarla para saber que no lo estaba. Solo estaba siendo un idiota, como acostumbra a serlo en su tiempo libre. Pero era un idiota con miedo. Él la amaba, de eso, no habían dudas. Solo estaba asustado. 

Asustado de que ella decidiera salir corriendo, que lo dejara, que se aburriera de él. Tenía tanto temor que al final, el único que había decidido salir corriendo fue él. 

Error.

Había lastimado a la mujer que más había amado en sus cortos diecisiete años. 

Sí, se sentía atraído por Courtney. Le gustaba su simpatía, le gustaba como mujer, pero después de un corto tiempo de salir con ella se dio cuenta que eso no era lo que él quería. No porque Courtney tenga algún defecto o no la valorara como mujer, sino porque se había dado cuenta que lo único que él quería había estado todo tiempo a su lado, pero él la había dejado ir. 

Brooklyn cambiaba las calificaciones con paciencia. Buscó el apellido de su novio y el suyo. ¿Cómo sonarían juntos? ¿Brake Dillagher? ¿Dallagher? O ¿Jaklyn? 

Rió ante su estúpido pensamiento. 

Jake Gallagher: 4.

Brooklyn T. Dion: 3 

¿Había sacado menos que Jake? ¡Esto era tan injusto!

Summer Hopkins: 10.

Zack Conelly: 6

Trinity Crawford: 1

Ahora, mágicamente Jake tenía un ocho, y ella un nueve. Bueno, no. Un 9+.

Summer, quien tenía un diez ahora tenía un uno. Bastó solo con borrar el cero de al lado. Zack estaba aprobado, pero merecía un ocho por ser buen amigo. Y Trinity, ella siempre salvándole el trasero a Trinity. Solo trazó un ovalado cero al costado y ya tenía un diez. 

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!