||Capítulo 16.

70.8K 7.2K 8.4K

Doncaster, Reino Unido.

Harry se despertó poco a poco con un dolor de cabeza tremendo y con unas ganas terribles de vomitar, la noche anterior se había excedido demasiado con la bebida y sinceramente no sabía lo que le había ocurrido, él nunca tomaba y lo hacía en raras ocasiones, pero no hasta el punto de emborracharse como todo un alcohólico.

Cuando se levantó un poco de la cama se dio cuenta de varias cosas. Uno; si lo hacía demasiado rápido corría el riesgo de que las arcadas le ganaran y se vomitara encima. Dos; parecía un completo vagabundo con la ropa que tenía puesta, estaba sucio y su cabello olía a vómito. Tres; Nick se encontraba a su lado, mirándolo fijamente.

—Por fin has despertado —le dijo él de manera sonriente, Harry lo miró confundido—. Parece que la noche anterior te afectó un poco, ¿no es así?

Él se sintió algo incómodo puesto que no recordaba absolutamente nada de la noche anterior, ¿qué había pasado? Vagamente habían imágenes de él vomitando en un callejón, eso lo tenía presente, pero ¿qué había pasado antes?

—¿Estás cansado? ¿necesitas algo? —dijo Nick, tomándolo de la mano izquierda.

Quería que se quedara callado unos minutos más, le dolía la cabeza y parecía que el chico le estaba gritando en los oídos. Uy, no volvería a tomar en su vida, jamás. Se sobó un poco la cabeza tratando de despertarse de manera absoluta y de pronto se dio cuenta de que la mano de su compañero tomaba firmemente la suya, la retiró inmediatamente, abochornado. Harry se sonrojó ligeramente, era fácil hacerlo sentirse avergonzado.

Nick lo observaba detalladamente, quizá Harry no recordara la noche anterior pero Nick claro que lo hacía, por eso estaba tan entusiasmado al verlo despierto. La razón de eso era que le había hecho una pregunta que quizá Harry no recordara. Al ver que su compañero no decía nada respecto a eso, decidió dar el primer paso él mismo.

—Harry, no es por presionarte —comienza a hablar él de manera algo tímida—, pero ayer te hice una pregunta. Una importante, y me gustaría saber la respuesta.

Harry frunció el ceño. ¿Pregunta? ¿cuál pregunta? La mirada de Nick era insistente y tenía el ceño fruncido, pidiéndole una respuesta a lo que no sabía responder porque desconocía la pregunta. ¿Qué se suponía que le había pedido? ¡No recordaba absolutamente nada!

Se sintió tan avergonzado, definitivamente no volvería a tomar en su vida.

—Quizá podrías volvérmelo a preguntar, para pensar mejor lo que diré —le sugirió intentando que no se diera cuenta de que no lo recordara.

Nick se dio cuenta al instante de que Harry no sabía a qué pregunta le tenía que dar respuesta, suspiró. Todo su trabajo había sido, literalmente, tirado a la basura. Le había costado tanto pedirle aquello a Harry antes de que se desmayara para que saliera con esas cosas. Se tomó la cara entre las manos, sin saber qué hacer. 

—Harry, no recuerdas nada de la noche anterior, ¿cierto? —cuestionó él.

Harry negó con la cabeza y bajó la mirada evidentemente avergonzado, Nick susurró un ''no puede ser''. Estaba muy frustrado. Si lo quería de verdad, se arriesgaría y no necesitaría el alcohol para decirle lo que sentía por él y decirle aquella propuesta. Nick tomó valor.

—Ayer, cuando te encontrabas en el callejón desechando las bebidas que te habías tomado —se acercó un poco al oji-verde, que se removió un poco—, yo te hice una propuesta.

Harry tragó saliva, no estaba seguro pero creía bien por dónde estaban yendo las cosas. No, por favor que no sea eso, suplicó silenciosamente al cielo.

Detrás del arcoíris ||L.S.¡Lee esta historia GRATIS!