||Capítulo 14.

66K 7K 5.3K

Doncaster, Reino Unido.

Jennifer se encontraba en su habitación, una pequeña y discreta maleta estaba bajo su cama, lista para usarse. Tenía la ropa que se llevaría y un tanto de dinero escondido entre la base de la cama y el colchón. Desde que recibió el mensaje de Fizzy sobre la fundación de Harry Styles se había preparado inmediatamente, sólo tenía que esperar el momento en el que su padre saliera y entonces ella escaparía y protegería a su novia del mundo, como le había prometido.

Aquella noche, su padre tomaría hasta quedar inconsciente. Lo hacía cada vez que compraba una caja entera de bebidas alcohólicas, sería la ocasión perfecta para escaparse. Por eso mientras esperaba ansiosa la hora para que George se marchara, anotaba la dirección de la fundación Styles en un papel y se lo escondía en la bolsa.

No podía arriesgarse a ser descubierta, por eso no se atrevió a mandar ningún mensaje a Felicite acerca de que ese día se iría. Hace varios días que no sabía nada de ella pero le rogaba a los dioses que estuviera bien, porque Felicite era todo lo que tenía en ese momento.

No sabía si todo iba a salir bien o no, pero lo único que quería era que su novia estuviera a salvo.

||

Estaba bastante nerviosa a decir verdad, el nudo en su estómago se hacía cada vez mas grande debido a la emoción y a la felicidad que sentía, cada minuto que pasaba era un minuto menos para ver a Fizzy y eso la alegraba. Por fin podría tomarle la mano y nadie se lo impediría. Podría besarla y ya no habría nadie para prohibírselo.

Decidió que disfrutaría lo que quedaba del día en su casa, después de todo, sería el último.

Su padre era la única familia que le quedaba desde que era una pequeña niña, su madre los había dejado y su padre no quería hablar de ella. Aunque lo amaba con todo su ser él nunca la apoyaría en algo así, jamás. Conocía demasiado bien a su padre como para imaginarse ligeramente la reacción que tendría si le contaba sobre Felicite. Por eso sería mejor que hablara con él una vez que se fuera, que se calmaran las cosas un poco. 

Jennifer vio a su padre, era muy parecido a él. Era bastante prejuicioso y muy rencoroso, algo brusco y a veces parecía estar loco cuando se enojaba, pero seguía siendo su padre y lo amaba. 

—¿Quieres comer más? —le preguntó su padre, pasándole la ensalada de pollo que había preparado para la comida.

—Sólo... sólo un poco más —contestó, tomándola y sirviéndose otra porción en su plato.

Los dos integrantes de la familia estaban en el comedor, ambos estaban absortos en las noticias que estaban pasando en la televisión. Cuando el reportero cambió de historia pasaron en toda la pantalla un vídeo de la marcha homosexual que había sido efectuada en las calles del centro de Doncaster hace unos meses y posteriormente, una imagen de Harry, el acreedor de aquel movimiento.

De título de la noticia, decía: Homosexuales luchan por sus derechos, Harry Styles organiza marcha del orgullo gay y lucha por la igualdad en la unión legal de las parejas y la adopción en Doncaster.

A Jenn se le iluminaron los ojos al ver aquello y se imaginó a sí misma en una marcha, tomando la mano de Fizzy. Se imaginó casándose con ella y adoptando una pequeña niña. Bajó la mirada para que su padre evitara ver su gesto esperanzado, puesto que no faltaban muchas horas para que eso pudiera ser posible.

—Esto es un asco, ahora por cualquier lugar veo a esos imbéciles —dijo su padre, asqueado.

Apagó la televisión y con ella se esfumó la imagen de Harry y la voz del reportero. El comedor se quedó en completo silencio y después de varios instantes sin ruido alguno, su padre habló.

Detrás del arcoíris ||L.S.¡Lee esta historia GRATIS!