Treinta y cuatro.

2.1K 163 15

Hoy cumplía los seis meses y también hoy los chicos se iban a Los Ángeles.

-¿Estás lista?.-Stew entró a mi habitación y me sobré salte un poco.

-¿Para qué?.-Le pregunté confundida, él río.

-Camila, contestar una pregunta con otra pregunta es de idiotas.-Me dijo con seriedad, lo miré mal.

-¿Solo a eso venías, imbécil?.-Él elevó los brazos en forma de paz, y riendo.

-Tranquila, ¿el gusano causa eso?.-Lo señaló, negué.

-No, tú causas esto.-Señalé mi rostro para darle a entender mi actitud.

-Desde que el gusano medio existe te has vuelto más amargada.-Sacó la lengua y se dio la media vuelta para irse, me encogi de hombros.

-Oye.-Se giró en mi dirección.-Tenías que decirme algo, ¿qué era?.-Bufo.

-Te costara.-Como lo odio, sí pudiera correr les juro que ya estuviera mi pequeño hermanito muerto.

-¿Cuánto?.-Pregunté dándome por vencida, quería saber lo que el niño mocoso tenía que decirme.

-Una nueva penny.-Bufé, él tenía unas diez patinetas, ¿para qué quería otra?.

-Estás loco, tienes muchas, Stew.-Le dije, él se encogió de hombros.

-Yo sólo te estoy diciendo el precio de mis palabras.-Se recargó en el marco de la puerta y cruzó sus brazos.

-Pues que poco valen.-Le dije, él río.

-¿Eso quiere decir que si?.-Lo dudé por un momento.

Podría pagarle una patineta más.

-Si.-Él dio un brinco de alegría y solto un grito, reí.

Se acercó a mi y me abrazó mientras me daba besos por toda la cara y yo trataba de quitarmelo de encima.

-Gracias, gracias, gracias.-Decía y me daba besos por todo el rostro, aún.

-De nada, ya quitate.-Aparté su cara de la mía con mi mano, pero como Stew era realmente molesto y fuerte seguía junto a mi.

-Ya me voy pues.-Se separó y lo jale de la camiseta.-¿Qué quieres?.

-Dime que era lo que me tenías que decir, pequeño engendro.-Río, lo solté.

-Nos iremos con los chicos, te venía a decir que empacaras todo.-¿Qué? Los chicos salían en una hora hacía el aeropuerto, no podría empacar todo.

-¿Por qué no me dijiste antes?.-Le pregunté con molestia y apresurada.

Stew me ayudó a empacar algunas de mis cosas, a excepción de mi ropa interior, claro.

Tenía todo listo y aún así faltaban veinte minutos para la hora en la que ellos se tenían que ir.

Sam me llamó y me dijo que vendría a casa, así que mientras lo esperaba hacía la comida.

-¡Ya llegué!.-Entró como sie nada por la puerta de la cocina causándome un leve susto.-Perdón, ¿te asusté?.

-No, para nada.-Negué y puse todas las verduras en la olla.

-Que bueno.-Besó mis labios y acarició mi vientre.-Te tengo una sorpresa.

-Ya lo sé, me voy a LA.-Le dije, él me miró como preguntado como lo había sabido.-Stew.-Dije, él asintió y maldijo a mi hermanito, reí.

-Pero, Stew no te dijo la sorpresa que yo te voy a decir.-Me dijo con astucia.

Sonreí, ¿más sorpresas?. ¿Podía ser más perfecto?.

-Estoy rentando un departamento allá, podremos vivir tú, Gemma y yo solos.-Me abrazó por la cintura y comenzó a besar mi cuello.

-Alejate, Sam.-Reí, comenzaba a salir un poco de vellos por su barbilla y me picaban.

-¿Qué dices? ¿Es genial, no?.-Asentí.

De hecho era una de las cosas más geniales que se le habían ocurrido.

-Digo que si, ¿y cuándo nos vamos al aeropuerto?.-Pregunté, él se encogió de hombros y tomó una manzana detrás de mi.

-No lo sé, cuando lleguen Nate, John y las chicas.-Dijo y al momento de decir "y las chicas" abrió la boca y los ojos.

-¿Chicas? ¿Por qué irán chicas?.-Le pregunté, pero lo que más me había hecho enojar es que lo había dicho como sí fuese un secreto.

-Yo que se, Mila.-Dijo mordiendo las manzanas.

-¿Quiénes irán?.-Pregunté, él no me contestó.-Dime que no irá la rubia.

-Amor, es que ella trabaja con nuestra compañia y tiene que acompañarnos, pero por eso irás tú.-Dijo.

-No soy tu mamá, Sam.-Las malditas hormonas hacían que demostrara que estaba enojada, y no quería mostarme enojada.

-Pero eres mi novia, boba.-Dijo con ternura y colocando un mechón de mi cabello detrás de mi oreja.

-Bobo tú.-Él río.

-Te amo, Mila.-Me dio un rápido beso en los labios y siguió comiendo su manzana.

••••
Capítulo dedicado a @Sra_Grier ♥
La verdad es que me gustó este cap, no se porque, les gusto?..

Dejen comentarios, me encanta leerlos y contestarlosLas amo

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!