.20.

69 5 0

-Me siento mal.-mascullo ella molesta y se tomó la cabeza entre las manos.
-Tranquila. Date una ducha y vamos a dormir.
Ella se metió en el baño y se ducho rápidamente. Andy la esperaba recostado en la cama mirando el techo. Un fuerte ruido lo hizo ponerse de pie y se apresuró a abrir la puerta del baño, encontrándola poniéndose de pie con una mano en la cabeza. La ayudó tomándola por el brazo y revisó la zona a la que ella llevaba su mano.
-Solo fue una caída. -murmuró ella acercándose al lavado y tomando del pequeño mueble unas pastillas. Andy abrió los ojos bien grande.-Son para dormir.
Las tomó y Andy la guió hacia la cama con cuidado. No le importaba lo que pudieran decirle los demás por faltar al ensayo, necesitaba quedarse con ella.
Elizabeth se durmió entre sus brazos y apoyó su frente contra el cuello de él.
-Éste es el único lugar donde puedo sentir que todo esta bien.-susurró antes de quedarse profundamente dormida.

-Dejame pasar.-mascullo Pock.
-No.-dijo Scott.-Andate por donde viniste.
-Quiero ver a Elizabeth. ¡Dejame pasar!
Toby se asomó y Scott se apartó. Hizo cara de desentendido y cerró la  puerta tras el chico de los tatuajes.
-William, llegó.
El chico de los ojos azules bajó rápidamente y Harold se reunió con ellos en la sala.
-Pock...
-Soy Logan.-le cortó él.- Díganme que quieren y donde está Elizabeth.
-Está durmiendo. -dijo Harold.
El chico suspiró frustrado y se llevó las manos al rostro. Nadie entendía que pasaba. Tras unos segundos de silencio se puso de pie y se abalanzó sobre Scott.
-Es tu culpa, maldito infeliz.-dijo con rabia. Lo golpeó una y otra vez hasta que una voz lo detuvo.
-Estuviste entrenando mas. Bien, Pock.
Volteó y le mostró una pequeña sonrisa a la chica.
-Lo merece.-dijo divertido y ella negó pero el chico a su lado asintió.- Veo que decidiste contarle a tu novio. Bien. Me cae. Te felicito, Veneno.
Ella rió y se acercó a chocarle la mano a modo de saludo.
-¿Sos consciente de que estás riéndote de que golpeó a Scott?-preguntó William, fastidiado.
-Si este imbécil no se hubiera sobrepasado con ella, no lo hubiera golpeado.-dijo Pock con desprecio.
-Dijiste que solo lo intentó.- dijo Andy aturdido.
-Eso ya es suficiente motivo para una golpiza.-dijo Pock y le dio unas palmaditas en el hombro.- Bienvenido al club, Town merece la muerte.
Todos los demás permanecían en silencio. No podía ser cierto lo que estaban escuchando.
-Basura.-mascullo William, tomando a Scott de cuello.
-No menos que vos.-dijo Pock.
-Ya.-le cortó su amiga.- Dejalo.
-Tengo demasiadas cosas que decirle como para callarme.
-Pero no las vas a decir ahora porque se me parte la cabeza y porque quiero que me expliques que haces en Londres. Pero mejor vamos a mi habitación.
-Que humor. -mascullo.- Alguien salió anoche y se olvidó la identificación falsa.
-Necesito una nueva.-dijo.- Y vos también.
-Tiene que ser una broma. Me costó conseguirlas como para que acá no sirvan.
Ambos subían las escaleras mientras hablaban. Ella se asomó luego de unos segundos y miró a Andy a los ojos.
-¿Amor?-su tono sonó tan dulce que todos murieron de celos porque ella seguía siendo ella con Andy.
-¿Queres que vaya?
-Por favor.
Él subió unos escalones y le preguntó si pasaba algo pero ella solo suspiró y negó con la cabeza antes de soltar las inocentes palabras que no habrían sonado fuera de lugar hacía unos meses.
-No me gusta no saber donde estas. Siento que algo podría pasarte.
-Ya.-murmuró él rodeándola con sus brazos.-Vamos, mi vida. Pock nos espera.
Se metieron en la habitación y todo fue silencio hasta que Scott logró escabullirse.

¿Sueño o pesadilla?¡Lee esta historia GRATIS!