Treinta y tres.

1.8K 154 11

-¿No me dirán a dónde iremos?.-Les pregunté viendo por la ventana, me giré a ver a Nate en el asiento trasero.

-No.-Dijo mi hermano negando y sin verme, iba viendo su teléfono.

-¿Por qué no?.-Le pregunté con molestia, ambos rieron.

-Camila, linda, te amo, pero a veces eres realmente molesta.-Volteé a ver a Sam, ¿acaso él acababa de decirme eso?.

-Pues gracias, Sam.-Le respondí ofendida y desvíe de nuevo mi mirada.

Que novio tengo.

Seguimos por la misteriosa calle en la que íbamos, veía a Nate por el espejo y éste se iba quedando dormido.

Mientras Sam conducía yo cambiaba la estación de la radio y en eso un mensaje llegó a mi teléfono.

“¿Estás lista para comenzar? Porque yo si, y estoy acaba de empezar” Era claramente la persona de las bromas de mal gusto, decidí responderle.

“¿Quién demonios eres y qué es lo que quieres de mi?”

-¿Quién es?.-Me preguntó Sam, yo sólo negué.

-Una amiga.-Él hizo un sonido con los labios, no me había creído, pero se dio cuenta de que yo no quería hablar de ello.

“Tú muy bien debes de saber, y lo que quiero, es verte sufrir”

Mi piel se puso como de gallina, esto enserio comenzaba a darme algo de miedo.

Decidí no contestar, además no sabía como contestar a eso. Bloqueé mi teléfono y lo guardé.

-¿Todo bien?.-Preguntó, Sam se había dado cuenta de lo que el mensaje causó en mi.

-Todo está perfecto.-Asintió aún sin creeme ninguna sola palabra y siguió conduciendo.

Aparcó en una casa, lo miré y él sin verme se bajó del auto. Desperté a Nate, éste se despertó de inmediato y también se bajó del auto. Mi seguro estaba trabado.

-Espera un momento.-Me dijo Nate a través del cristal, asentí.

Ellos entraron a la casa y después Sam salió y abrió mi puerta.

-¿Qué hacemos aquí?.-Le pregunté, desabroche mi cinturón y él me mostró una venda.

-Necesito que te la pongas.-Frunci el ceño, ¿qué se estaba volviendo loco o qué?.

-¿Por qué?.-Pregunté con ironía.

-Usala, por favor.-Negué.

-No lo haré, Samuel. Me da miedo usar esas cosas.-Le dije, él bufo.

-No te voy a secuestrar.-Me negué y no me bajé del auto.

Llegamos al acuerdo de que él me cubriría los ojos con sus manos hasta llegar a donde teníamos que llegar.

-¿Ya casi?.-Sentía que llevaba horas caminado y aún no llegábamos a “la sorpresa”.

-Ya cállate, Mila.-Eso sonó feo, ¿quién se creía para callarme?.-Llegamos.

Quitó sus manos de mis ojos y los abrí para ver a mi madre, a los chicos, a mi papá y a algunas de mis amigas, Ally incluida ahí. Algunas de mis tías y Stew.

-¡Sorpresa!.-Gritaron todos, sonreí.

¿Me habían hecho una fiesta sorpresa? ¿Por qué?.

-¿Qué? ¿Por qué?.-La sonrisa de mi rostro y mi expresión confundida seguían presentes. Aún no sabía a que se debía ésta fiesta.

-Es por el bebé.-Dijo Stew, sonreí.

Mi familia y amigos eran los mejores.

-¿Y por qué las decoraciones son azules?.-Pregunté observando todo.

-Nate dijo que sería niño.-Habló mi padre, miré a Sam.

-Ustedes dijeron que sería niño.-Nos dijo mi hermano, soltamos una gran carcajada.

-Jamás dijimos eso, y esperamos a una niña, esperamos a Gemma Wilkinson, familia.-Le dijo Sam mientras me abrazaba por la cintura, sonreí.

•••
Ayer no pude subir, mi amiga se puso mal de nuevo y estuve con ella todo el día, no tengo imaginación, sorry, dejenme ideas

Cap dedicado a@NonanJacobHumilde espero te haya gustado hermosa, las amo babies

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!