.17.

71 4 0

Ella se sentó junto a la ventana en el avión. La noche se cernía sobre ellos. Las lágrimas resbalaban por su rostro cuando decidió hacerlo. Se puso de pie y caminó hacia el asiento donde se encontraba Andy. Sacudió su hombro con suavidad conteniendo los sollozos y él despertó, mirándola alarmado.
-¿Qué pasa, amor?-preguntó en un susurro acunando su rostro con sus manos y barriendo las lágrimas con los pulgares.
-Yo llamé a mi tía. Yo le pedí volver. Scott intentó sobrepasarse conmigo.-dijo y un sollozo escapó de sus labios.- Él... Andy, perdón.
-Shh.-susurró él presionándola entre sus brazos y dejándola llorar sobre su pecho. Todos sus músculos estaban tensos y ella era lo único que lograba que se controlara.- ¿Por qué no...? Es muy serio, tendrías que haberlo dicho. -Ella quiso responder pero las palabras no salían de sus labios.- Estamos juntos ahora, Elizabeth. Acá estoy.
-Soy una basura.-lloró ella.- Soy una basura por dejarte, por dejarlos a todos sin darles ninguna explicación.
-No digas eso.-pidió presionando sus labios contra la frente de ella.- No sos una basura solo tenías miedo.
-No quiero volver ahí con él.
-Elizabeth.... voy a estar con vos, en todo momento. Puedo conseguir un lugar pero... ahora tenemos que ir ahí.
-No quiero, Andy. Por favor.
En sus ojos la vio. La niña tímida y asustada seguía ahí. Su Elizabeth estaba aún ahí, encerrada.
-Te amo.-murmuró contra su cabello.-Y te prometo que todo va a estar bien.
Ella se fundió entre sus brazos y cerró los ojos con fuerza.
-No son reales.
-¿Qué cosa, mi amor?
-Los tatuajes. Son temporales.
El sonrió suavemente y apoyó su mejilla en el cabello de ella, afirmando sus brazos alrededor del delgado cuerpo y permitiéndose cerrar sus ojos y dormir con ella en brazos sintiendo una tranquilidad que no sentía hacía ya mucho tiempo.

¿Sueño o pesadilla?¡Lee esta historia GRATIS!