Treinta y uno.

1.9K 151 5

-¿Crees que tu mamá te deje?.-Me preguntó, me encogi de hombros.

-Supongo que si, pero de todos modos cuando nazca tendré que volver.-Le dije con una mueca, ella sonrió.

-¿Aún no sabes que será?.-Preguntó con una sonrisa, sonreí y negué.

-No, pero me encantaría que fuera una niña.-Le dije tocando mi vientre.

-De tan solo imaginarlos me dan unas ganas de sonreír y abrazarlos.-Dijo apretando mis mejillas.

-Me da miedo, ¿sabes?. A la única personita que he cuidado es a Stew y siempre termina él cuidándome a mi, y ¿qué te puedo decir de Sam?.-Ambas reímos, ella con mas fuerza que yo, y eso me hizo reír aún más.

-Sé que serán unos grandes padres, Cami, no te preocupes por eso.-Sus palabras de aliento de verdad me ayudaron un poco.

Por eso Ally era mi mejor amiga.

-Gracias Allison, por eso eres mi mejor amiga, boba.-La abracé, ella correspondió.

Dejé a mi mejor amiga en la cocina y subí a mi habitación por mi cámara, hace tiempo que no la usaba y quería tomarme una foto con mi bello gusano dentro de mi.

Al llegar a mi habitación y ver la puerta encontré la ventana hecha trizas.

-¡NATE!.-Grité lo más fuerte que pude y con horror.

¡Dios! Alguien se pudo haber metido a mi habitación, o por lo menos haberlo intentado.

-¿Qué..qué pasó?.-Preguntó pasando al ver todos los vidrios tirados.

Sam, los Jacks, Ally y todos los demás chicos también subieron a ver que me ocurría.

-¿Creen que alguien haya entrado a la casa?.-Preguntó Sam mientras me abrazaba.

Los Jacks, Stew y John veían toda la habitación buscando a alguien o que algo no estuviera.

-No, nadie puede subir, he intentado subir por aquí y es imposible.-Dijo Stew, Nate y yo elevamos una ceja.

-¿Qué es lo que está ahí?.-Mi amiga señaló una..¿piedra? o bueno, eso era lo que parecía.

Sam dejó de abrazarme y la tomó del suelo. Era una piedra, una piedra con una nota.

“Esto no es un jodido juego, Maloley, tienes que cuidarte las espaldas, yo sé lo que haces 24/7. Si fuera tú, me mantuviera alerta”

Bien, esto ya no era una jodida broma de mal gusto y si lo era, era muy mala y de verdad me estaba asustando.

-¿Qué vergas?.-Preguntó John, los Jacks me miraron atenta.

-Esto enserio me está dando miedo, chicos.-Les dije seria, y tomé la mano de Sam.

-¿No es la primera que llega?.-Me preguntó algo molesto, negué.

-¿Y porqué demonios no nos habías dicho, Camila?.-Gilinsky estaba enojado, de verdad.

Los hermanos celosos-mayores han vuelto.

-No lo sé, pensé que era una broma de mal gusto, solamente.-Le dije, me senté en la cama y Johnson me abrazó.

-Oye, calmate Smurfy, quizás sigue siendo sólo eso.-Como siempre Jack siendo amable y encantador.

-Si vuelve a pasar algo así, me lo haces saber inmediatamente.-Me dijo Nate mientras me mostraba la piedra.

-Ya lo sé, Nate, gracias.-Dije sin ánimos y hundiendo mi rostro en el pecho de Johnson.

Todos se fueron, dejándome a solas con Jack.

-Puedo saber quién hizo esto.-Me dijo tomando la piedra, Nate la había tirado.

-No hagas nada, puede que sea la última cosa que hagan.-Le dije con toda la tranquilidad.

-¿Segura?.-Preguntó, asentí.-Pero a la otra si tratare de investigar.

-Está bien J, gracias.-Le di un beso en la mejilla y él se fue.

De verdad me estaba dando miedo, miedo por mi bebé. Quizás era una fan loca, o una ex de Sam aún más loca que quisiera hacer algo en contra de mi bebé.

••••
Perdón por la tardanza, pero aquí está el nuevo cap, espero les guste...
Las amo, linda noche

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!