Estoy recogiendo mis cosas para irme a casa del hospital cuando Justin entra a la habitación con un sándwich para mi.

- Gracias. - le sonreí y me dio un pequeño beso.

- Linda, afuera hay personas que quieren verte, ¿las puedo hacer pasar?

- Claro - dije algo confundida.

Justin salió y entro con una señora y un señor, que tenían esa apariencia que tanto extrañaba, mis padres.

- ¡Papá, mamá! - dije y corrí a abrazarlos.
- Hija - dijo mi madre entre lágrimas. - Disculpa por todo.

- Si, te dejamos cuando más nos necesitabas, eres tan fuerte, querida.

- Tranquilos, los extrañe tanto.

- Tienes suerte de tener a este chico en tu vida, hija - dijo mi madre.

- Definitivamente, así no hay muchos - dice mi padre.

- No, para nada - me acerqué a Justin y lo abrace.

- Gracias, Justin, te amo tanto, no se que hubiera hecho sin ti. Tu me sacaste de el hoyo en el que me metí.

- No tienes que agradecer nada, más bien, gracias a ti, encontré mi razón para ser feliz y ahora viene otra en camino. - Dijo tocando mi vientre. - Te amo, ______.

- Yo más a ti, Justin.

Sálvame - Justin Bieber [EDITANDO]¡Lee esta historia GRATIS!