NARRA DANNA:

-"¡I am here princess!" gritó Adam entrando a mi habitación con sus maletas dejándolas en la puerta.

Corrió hacia mi dándome un abrazo –"Me alegro de verte Adam, es genial verte de nuevo" dije devolviéndole el abrazo.

-"Se que te soy indispensable, por eso me apuré a regresar" dijo luciéndose –"Ah no es para tanto niño mono" dije riendo.

-"Bien, escucha niña mona, me apresure a venir porque quiero conocer al pequeño Justin, ¿Dónde está él?" preguntó.

-"Esta ahí" dije señalando su cuna –"¿Duerme en tu habitación?" preguntó –"Si, bueno al principio le teníamos su habitación para él, pero Justin no quizo que estuviera solo porque está pequeño, así que lo trajimos a mi habitación".

Adam se acercó a la cuna para ver a Justin dormido –"Está lindo, como el papá" y yo sólo sonreí.

-"¿Sólo como el papá? ¿Y Yo qué?" pregunté haciéndome la ofendida –"Pueda ser que también igual que tu".

-"Oye, ¿Y Justin como se ha portado?" preguntó tocando la manita del bebé –"Bien, ayer que salí en la mañana del hospital el me trajo a casa" respondí.

-"Que bueno, yo traje unos regalos, para ti y para el bebé, también le traje a Jazzy y a Britney, a propósito, ¿Britney ya vino a verte?" preguntó deteniendo la conversación.

-"No, tu sabes que con todo eso de la universidad se mantiene ocupada, pero me llamó anoche y me dijo que vendría hoy, pues me dijo que está a punto de salir de vacaciones".

-"¡Eso es excelente!" comentó –"¿Y cómo estuvo tu vuelo?" pregunté –"Pésimo, una mujer gorda derramó su café en mi playera gris, el café estaba caliente, podrás imaginarte lo que sentí".

Eso me causó mucha gracia, sólo a Adam le pasan cosas así –"¿Y tú qué hiciste?" pregunté –"Nada, sólo corrí al baño a cambiarme, mi playera está en mi maleta de mano toda pegajosa, y yo huelo a café".

Yo sólo negué riendo –"¿Cómo hiciste para llegar hasta aquí? ¿Por qué no me llamaste para que alguien fuera por ti y no pagaras taxi?".

-"Todos están ocupados, además no me dolió pagar porque me trajeran hasta aquí" dijo alzando sus hombros.

-"Quiero bañarme, ¿Puedo?" preguntó –"Tu sabes que no es necesario que me lo pidas, tú estás en tu casa y puedes acomodarte como se te dé la gana" respondí.

-"¿Como a mí se me dé la gana?" preguntó con una ceja levantada, sabía que ahora va a decir algo fuera de lugar.

-"Si, como se te dé la gana" respondí –"Ok, entonces me acomodaré en la habitación de Austin, ¿Crees que le moleste?" preguntó como si nada.

-"Eres imposible, ve; acomódate y Austin te sacará a patadas de su habitación" dije riendo de nuevo.

."Tú me dijiste que me podía acomodar como a mí se me dé la gana" se defendió –"Si pero no en ese lugar, además Jazzy no estará felíz tampoco".

-"En eso tienes razón, creerá que trataré de acostarme con su novio" y yo asentí en acuerdo –"Pero puedes acomodarte donde siempre ok".

-"Ok" dijo caminando hasta la puerta tomando sus maletas –"Me iré a acomodar ahorita mismo ok, me bañaré y te daré tus regalos y los del bebé" dijo.

NARRA JUSTIN:

No pude contarle mis problemas a Austin anoche, sería un grave error, si Max se llegara a enterar que Austin conoce esto no dudará en hacer algo.

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!