Sinopsis

10K 420 8

Nuevo México 8:17pm

Una joven mujer de aproximadamente 21 años estaba en el techo de una casa, vestida con un traje negro pegado al cuerpo con una raya azul celeste sobre sus hombros, tenia el cabello rubio platinado recogido en una trenza francesa con un listón largo como moño, botas negras sin tacón y tenia sus ojos azul celeste, habían aproximadamente 7 hombres frente a ella, uno se destacaba, el de en medio, el tenia el cabello blanco y un bigote  de igual color, se veía que era de la tercera edad y sus arrugas lo delataban, tenia un traje de general y un arma apuntando a la mujer, a cada lado de el habían tres hombres más y también le apuntaban a la mujer, ella trataba de correr pero paro al ver un gran muro, se dio la vuelta con los brazos alzados y los hombres la aprisionaron y le dieron paso al señor de tercera edad.

—Mi querida "Reina de las nieves"... ¿cuándo aprenderás que no debes interferir en mis planes?— Preguntó el hombre con la mirada fija en la joven.

—Cuando usted deje de querer actuar como demente, "Duque"— Contestó la mujer con una pequeña sonrisa.

—No actúo como demente, solo quiero destruir a los "Mawson" Esa familia de agentes se metieron con mi nieto y no lo permitiré... ¡Ahora él está en la cárcel!— Respondió el famoso "Duque".

—Se lo merecía, su nieto era un ladrón, ahora ya no puede volver a tratar de robar "La máscara de Anubis" — Dijo la chica y divisó una salida para que escapara.

—Eso se acabó, dame el USB que contiene los planos de la cárcel y los códigos para bombas y nadie saldrá herido— Extendió una manos mientras que con la otra sostenía el arma.

—Déjeme pensarlo... am... Darle el USB o evitar una catástrofe... am..., no, mejor me quedo con ellos— Se hizo la que pensaba la mujer.

—¡Entonces disparen!— Ordenó el "Duque" .

Cuando todos iban a empezar a disparar la mujer dio una patada al arma que sostenía el "Duque"  y calló en sus manos, todos empezaron a disparar pero la mujer esquivaba las balas y en cambio ella disparaba contra los secuaces del hombre que intentaba escapar, les disparaba en las manos donde sostenían el arma, en el brazo, en el pie, pero nunca en el pecho o cabeza, no estaba loca como para matar a alguien, cuando ya todos estaban sin armas y demasiado heridos como para atraparla, ella les dio un puñetazo a cada uno en el rostro y divisó al duque tratando de escapar, pero recordó que tenía un listón lo suficientemente largo para que llegara a el y lo atrapara del cuello, ya que el solo estaba a unos cuantos centímetros y ella se acercaba, le puso el listón el el cuello y el se asfixiaba, pero cuando se hiba a quedar sin aire lo soltó y le agarro las manos con el listón mientras era vulnerable.

—General Shang, ya he atrapado a el "Duque"  espero instrucciones— Dijo ella por un comunicador que estaba en su reloj.

—Buen trabajo Elsa, puedes regresar al cuartel para recibir noticias después de dejarlo en la prisión de la agencia— Contestaron por la otra línea.

—Entendido— Cortó la comunicación.

(...)

Wichita 10:20pm

En un cuartel con un letrero que decía "The Adventure Frozen" estaba la misma mujer en el despacho de un hombre asiático con un esmoquin negro frente a una computadora.

—Muy bien Elsa, tenemos malas noticias— Comenzó a hablar el hombre.

—Sin rodeos general, dígame cuales son— Pidió la mujer que aparentemente se llamaba Elsa.

—Otra agencia a pedido por ti, "The guardians", es muy buena, te ofrecerán más dinero que aquí y sera menos peligroso. Sé que vives con tus tíos y tu hermana menor,y que tus tíos no tienen el dinero suficiente para mantenerlas a ambas más a su hijo Alejandro, así que hemos visto por su bienestar y hemos decidido re ubicarte allá, lo malo es que tendrás que mudarte a New York, así que alista tus cosas y nosotros mandaremos una carta que será entregada por ti para avisar que serás re-ubicada en la mansión de los Frost como mucama— Dijo el hombre.

—De acuerdo— Dijo ella— Qué bueno que no escogí ser mesera y "Trabajar" en una agencia de mucamas—  Murmuro para si misma.

(...)

En una casa sencilla de color crema y café estaba una mujer mayor de edad, como de 38, castaña con los ojos color azul celeste, un hombre como de 40 años con el cabello color caramelo  y ojos color grises, un joven de como 16 años castaño y con los ojos grises y una joven de como 18 años, pelinaranja con ojos azul celeste, estaban sentados alrededor de una mesa esperando a la joven Elsa mientras revisaban los impuestos.

—Tíos, ya llegue— Entró por la puerta la misma mujer rubia platinada, pero con un traje de mucama decente.

—Elsa, llegas tarde para cenar— Dijo el hombre levantando la vista del recibo de la luz.

—Perdón tío, pero tenía que terminar el trabajo— Dijo Elsa sentándose junto a la pelinaranja.

—Lo sabemos Elsa, pero tienes que avisar— Contestó la mujer viendo a su sobrina.

—Disculpa, pero... mi jefe quiere que lean esto— Dijo Elsa y sacó un sobre blanco con un sello rojo con las siglas "AF" en el, lo abrieron y lo empezaron a leer.

—¿Re-ubicación?, ¿Elsa?, ¿Te vas a New York?— Contestó la mujer y la pelinaranja se tensó al oír eso.

—Si, me van a pagar mejor y podré cooperar para pagar los impuestos, saben que no haría nada que los perjudique— Contestó Elsa abrazando a la pelinaranja.

—Lo sabemos pero... es algo... radical— Respondió el hombre viendo a su otra sobrina, la pelinaranja para darle una seña a Elsa de que no la podía dejar.

—Prometo visitarlos cuando pueda— Dijo Elsa dándole un beso en la cabeza a la pelinaranja y viendo a sus tíos, señal de que va a ayudar.

—De acuerdo, aquí dice que te vas mañana en la mañana, así que hoy cenaremos tu comida favorita, espagueti y brownis de chocolate— Contestó la mujer y se levantó para traer la cena.

(...)

En un aeropuerto se encontraba Elsa junto a sus tíos, primo y a su hermana menor, esperando un vuelo especial que habían pedido para Elsa.

—Te extrañare mucho Elsa, tu eras la mejor cocinando— Dijo el joven abrazando a Elsa.

—¡Oye!— Chilló la madre del joven. 

—Salvo por mamá jaja— Dijo el joven y soltó una risa nerviosa, a lo que Elsa no pudo evitar reír levemente.

—Gracias Alejandro, también te extrañaré— Dijo Elsa al separarse de su primo.

—Vuelo privado a New York, favor de pasar a la salida número 6, gracias— Se oyó la voz de una mujer avisando el vuelo de Elsa.

—Bueno, me tengo que ir— Dijo Elsa agarrando sus maletas.

—Te quiero mucho Elsa... no sera la mismo sin ti— Se abalanzó la pelinaranja hacia su hermana para abrazarla fuertemente mientras evitaba llorar.

—Yo también te quiero mucho, pero vendré a visitarte al igual que a Alejandro y a mis tíos— Elsa le correspondió el abrazó .

—Cuídate mucho— Dijo la pelinaranja y soltó unas lágrimas al ver a su hermana alejarse de ella para caminar hacia su vuelo.

—Al igual que tu, Anna— Dijo Elsa y la pelinaranja logró escucharlo, aunque para ella fue como un leve susurro, el cual incluso el viento podría haberlo mencionado.

La Mucama ||Jelsa|| EN EDICIÓN¡Lee esta historia GRATIS!