Veintisiete.

1.9K 172 15

-Por aquí no es mi casa, Sam.-Le dije al ver que habíamos entrado a una calle nada conocida por mi.

-¿Quién dijo que íbamos a tu casa, mi querida Mila?.-Preguntó con una sonrisa traviesa.

-Pues lo supuse, porque tienes que ir a trabajar, ¿o no?.-Hice comillas en la palabra ‘trabajar’, él río.

-¿Y no te puedo llevar a mi trabajo, bebé?.-Preguntó con ironía, rodé los ojos.

Él lo estaba haciendo de adrede.

-¿Para ver como la rubia te restrega todo? Prefiero no ir.-Me crucé de brazos.

Él colocó una de sus manos sobre mi muslo y lo apretó un poco.

Llegamos a una casa, me bajé del auto y caminé hasta la puerta. Abrí la puerta y vi que ahí se encontraba la rubia tonta, una pelirroja y Nate.

-Pensé que no te volvería a ver.-Dijo Nate abrazandome, sonreí y le devolví el abrazo.

-Solo fueron cuatro horas.-Dijo Sam con fastidio y apartandome de mi hermano.

-¿Qué haces?.-Le susurré, pues me tenía abrazada y besando mi cuello.

-Quiero que la rubia tonta se de cuenta de a quién le pertenezco.-Me susurró, sonreí.

Seguimos así por un buen rato hasta que el productor de los chicos los llamó. Me senté en uno de los sillones mientras mi hermano, Sam, la rubia y la pelirroja iban al patio trasero.

Saqué mi teléfono y comencé a hacer algunas cosas en twitter, contestaba preguntas sobre Sam, sobre mi y sobre el gusano.

Me estaba aburriendo ahí sola, así que decidí salir a ver a los chicos.

No me había dado cuenta de que los Jacks también estaban aquí, junto con el padre de Gilinsky y ¿Madison Beer? ¿qué hacía ella aquí?.

Caminé hasta el padre de Gilinsky y lo saludé con una sonrisa.

-Hola, soy Camila Maloley.-Le dije a la chuca, ella me sonrió y me tendió su delicada y bien cuidada mano.

-Madison Beer, un gusto.-Ella parecía una chica amable.

Me coloqué junto a ella a ver a los chicos en una especie de entrevista.

La rubia estaba a unos metros de nosotras en una linda área que tenía un abanico para el calor. Hacía algo de calor.

-Les traeré agua, chicas.-Nos dijo David, asentimos.

-¿Cuántos meses tienes?.-Me preguntó Madison, volteé a verla.

-Dos.-Contesté con una sonrisa, ella también sonrió.

-Deberíamos de ir a sentarnos.-Dijo señalando a donde estaba la rubia.

Asentí. La rubia tenía que saber que yo también tenía carácter. Madison se sentó enseguida de ella y yo al lado de Madison, osea, Madison quedó entre la rubia tonta y yo.

-¿Y aún no sabes que va a ser?.-Me preguntó de nuevo Madison, negué.

-Aún es muy pequeño para saber que es lo que es.-Le dije, ella sonrió con ternura.

-Espera, ¿qué?.-Intervino la rubia.-¿Tú estás embarazada?.-Me preguntó y señaló con asco.

-No es de tu interés.-Le dije, ella río con sarcasmo.

-Pobre tonta, embarazada y ya con cuernos.-Rodé los ojos, Madison la miró mal.

-Nunca había visto a una chica con más celos.-Dijo Madison, sonreí.

Tenía a alguien de mi lado.

-No es por ser celosa, niña, pero ella lleva dos meses de embarazo y hace dos semanas Sam me besó.-Dijo, como sí eso me doliera.

Bien, si dolió, pero era solo una puta más que se metía entre nosotros.

-Si, después llegó a casa y tu ya sabes lo que paso en la noche.-Le guiñe un ojo, ella rodó los ojos.

Madison chocó los cinco conmigo con algo de silencio y ambas sonreímos.

Creo que tendré una nueva amiga.

El director que estaba con los chicos le habló a la rubia, ella me sonrió con aires de superioridad cuando paso frente a mi. Pobre tonta.

-¡Mila!.-Escuché que gritaron, eleve la mirada hasta ver a Sam, junto a la rubia.-¡Te amo, amor!.-Gritó cuando lo vi y me lanzó un beso, sonreí.

Sammy estaba aprovechando muy bien la oportunidad que le estaba dando.

••••

¡Oigan, oigan, oigan!

Les vengo a recomendar una novela que, se podría decir, es de una de mis amigas en wattpad...
La novela se llama “Starbucks” y es de nada más y nada menos: @NeedSomeBeer pasen a buscarlo si quieren, les va a gustar

También,
Mi mejor amiga está escribiendo una fic de Taylor, que pueden encontrar en mi perfil..Lleva pocos capítulos, pero se que les va a gustar

Ya saben que las amo y les deseo el mejor de los sábados

I love you babies, take care

The Sky isn't the Limit | Sammy Wilk¡Lee esta historia GRATIS!