Capítulo 1. La Llamada

6.7K 466 118

Una noche Drug recibió la llamada más extraña mientras se preparaba para ir a dormir, recién salía de la ducha cuando su teléfono sonó.

- ¿Si?- no conocía el número pero bien podía ser algún amigo desde otro móvil.

- ¿Hola? ¿Drug?

- El mismo ¿quién habla? - la voz al otro lado del teléfono se le hacía conocida pero Drug no logró ubicar inmediatamente a quién pertenecía.

- Hola... soy el hermano menor de Drink ¿me recuerdas?- eso iluminó sus memorias.

- Ohhhhh.... -sonrió secándose el cabello-El pequeño Lygal ¿qué sucede? Es raro que me llames. Es decir, no parecías muy dispuesto a hacerlo en persona las últimas veces que visité tu casa- se sentó en la cama mientras secaba su cuello con la toalla.

Drug rentaba un pequeño departamento mientras terminaba su último año universitario. Si mal no recordaba Lygal tenía unos doce años la última vez que había hablado con él, lo que quería decir que debía tener unos diecisiete en la actualidad. El chiquillo que había conocido y seguía a Drink y a él por todos lados, como un pollito a su mamá, había ido cambiando a un muchacho aislado. En las últimas veces que había visitado a Drink, el chico ni siquiera se había dignado a salir de su habitación a saludarlo y en las raras ocasiones en que por accidente se había topado con él, le había evitado y se había marchado a su habitación sin dirigirle una sola palabra. Mentiría si dijese que no estaba algo resentido por ello- Así que dime ¿qué te ha hecho llamarme?

- Oh dios, por favor, por favor, perdóname si fui grosero, por favor, por favor perdóname- la repetida súplica le hizo levantar una ceja, aquello se estaba poniendo interesante, tanta disculpa solo quería decir algo: Lygal quería algo de él.

- Me lo pensaré... Ahora, anda, suéltalo ¿por qué llamas?

- Drink me contó que... que a veces mentías y decías que eras gay... ¿aún lo haces?- Drug frunció el ceño, definitivamente aquello no tenía ni pies ni cabeza, él lo hacía, cuando creía que era la forma más fácil de rechazar a una chica que parecía demasiado insistente. Lo había hecho especialmente en su primer año de universidad cuando por azares del destino parecía que alguien había puesto un letrero de carne fresca en su frente, pero eso ¿que tenía que ver con Lygal?

- ¿Por qué te interesa?- En realidad gustaba por igual de chicos y chicas así que gran mentira no era. Desgraciadamente, en aquellos momentos de su vida no había querido ningún tipo de distracción y eran pocos los hombres que intentaban abordarlo, o bien porque estaban en el clóset o como alguno una vez le había dicho: "apestas a heterosexual". El comentario aún le causaba gracia. Si lo pensaba bien, había comenzado a decir aquello poco después de dejar de tener contacto con Lygal ¿habría estado preguntando sobre él? Pensarlo le hizo sentir engreídamente bien.

- ¿Por... por qué crees que me interesa?- Drug rió divertido con especial satisfacción al casi oírlo tartamudear, se merecía estar nervioso y temeroso. Había sido muy obstinado en sus desplantes los últimos cinco años.

- Quizás porque lo has preguntado, genio. Ahora dime que quieres o te colgaré- él no iba a colgar.

- Por favor, sé mi novio de cubierta

Así que eso era todo, que fuera su novio de cu...-¿¿¿qué qué???- el creía que Lygal llamándole sería la sorpresa más grande que tendría aquella noche, pero parecía que se había equivocado. - Espera un minuto, vamos por partes. En primer lugar ¿cómo conseguiste mi número?

- Lo robé de la agenda de Drink- bueno, eso sonaba fácil. Drink, su mejor amigo, era olvidadizo como solo él podía serlo y siempre dejaba su celular olvidado por todas partes. Que Lygal lo aprovechara para tomar su número era perfectamente creíble.

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!