Capitulo 12

28 2 0

Cuelgo el teléfono y salgo de el baño, al lado de la puerta me espera Juanma apoyado a el plano del hospital, es tan perfecto, intento imaginarme a Adrián en esa misma postura y no sabría decir cual es mas mono.
-Me han venido a decir que ya me dan el alta, nos podemos ir.
-Tenemos que volver a la habitación a por tus cosas.
Agacha la cabeza y empieza a caminar por el pasillo, como lo conozco, esta celoso, pero prefiero que se ponga así a que pase del tema. Comienzo a caminar hasta que me coloco al lado de el, una de sus manos la tiene escayolada, la otra me la pasa por la cintura.
Cuando llegamos a la habitación está el doctor esperándonos, nos da las pastillas que se tiene que tomar y nos invita a abandonar la habitación deseándonos un buen viaje.
-Que hacemos Madrid o Barcelona?-le pregunto.
-Yo me voy a Barcelona, tu haz lo que quieras.
-Como que haga lo que quiera,¿quieres que me vaya contigo o no?
-Como no voy a querer? Lo que pasa es que te veo obligada, si prefieres irte a Madrid y quedar con el Adrián ese pues vete.
-No estoy obligada a hacer nada, si me voy contigo a Barcelona es mi decisión y el Adrián ese es solo un amigo y quedaré con el cuando no te tenga a mi lado, porque te prefiero a ti y no te das cuenta.
Se dispone a abrazarme pero me hace mucha gracia que no pueda hacerlo bien con la escayola. Vamos a uno de los taxis y pedimos que nos lleven a el aeropuerto, un chico del hotel llamo y dijo que nos haría el favor de llevar nuestras maletas allí.
Juanma pidió dos billetes para ir a Barcelona y me acordé de Carolina, llevaba muchísimo tiempo sin verla y la echaba de menos.
Salimos rumbo a Barcelona, nos pusimos a ver películas, y vimos la de El club de los incomprendidos, Raúl me recordó muchísimo a Juanma y Adrián era como César, incluso yo les veía un parecido, aunque no le dije nada para no cabrearlo, no le gustan ese tipo de películas y no echó apenas cuenta. Llegamos tarde y fuimos a casa de su madre que me recibió con los brazos abiertos, su madre nos mató a preguntas mientras cenábamos
-Mamá esta noche vamos a salir no nos esperes despierta-dijo Juanma.
-¿Cómo que vamos a salir?, pero tendrás que descansar que te has llevado un montón de golpes-me aproximé a decir.
-Me encuentro bien y me apetece, además ya te he estropeado demasiado el viaje como para que nos llevemos ahora todo el día en casa, y me apetece que es lo mas importante no? O tu no tienes ganas?
-No, si a mi me da igual, yo lo decía por ti, creía que ibas a estar hecho polvo.
-Seguro que tienes ganas de salir hijo?-se metió su madre
-Que si mamá, intentaremos no volver muy tarde.
-Vale hijo pero yo me voy a acostar ya que tu padre va a venir tarde de trabajar por lo que parece-dijo su madre y acto seguido se levanta de la mesa, recoge los platos y se va para su dormitorio.
Hoy es Sábado, vamos que Barcelona a estar movida esta noche, me ducho y me voy a vestirme, me pongo el traje que tenía pensado ponerme para salir por Venecia, es negro y muy agustado, marca todas mis curvas y me plancho el pelo y me lo dejo suelto, a Juanma se le ponen los ojos como platos cuando me ve y a mi se me cae la baba con solo mirarlo, lleva un vaquero pitillo, una camisa de mangas largas blanca y unas vans negras, no podría estar más perfecto.
-Ese vestido te queda que te cagas pero pagaría por quitártelo-me dijo mordiéndose el labio.
-Vamos que se nos hace tarde, ya tendrás tiempo de quitarmelo.
Cuando le digo eso se le escapa una risilla picara y vamos hacia la puerta despidiéndonos de su madre.

Junto a ti...¡Lee esta historia GRATIS!