~CAPÍTULO 11~ Es un buen amigo

1.5K 123 3

-¿Quién es el (TN)?—Preguntó Jimin haciendo que me quedaba pasmada-- ¿Quién es Suga? ¿Qué es de ti?

Seguía prácticamente muda y sin saber qué decir. ¿Decirle la verdad?: que tenía novio y es por esa razón por la que ya no quería nada con él o no decirle nada, desmentirle todo y buscar algo que encaje a una explicación, desesperada porque él no se parte de mí. ¿Cuál de esas dos cosas debería hacer?—

La respuesta era obvia. Me sentía desesperada y con un nudo en la garganta ante la idea de que él se enfadara conmigo por haberle ocultado la verdad y seguir con su juego. Que él se fuera después de esto y ya no me buscara más.

-Es un amigo—Respondí mordiéndome los labios—Suga es un amigo. Es uno de mis mejores amigo y es por eso que me trata de ese modo—

-¿Mejor amigo?—Jimin arqueó las cejas volviendo a mirar al teléfono en mis manos-- ¿Te amo? ¿Frase típica entre mejores amigo?—Sus cejas estaban arqueadas, y sus ojos me observaba severos, como advirtiéndome que no intentara tomarlo como imbécil. Tragué saliva sintiendo la boca recesa. No tenía forma de no hacer que esto terminara como una discusión y quizás, este sea un final definitivo. No, sí había una forma—

Carraspeé la garganta y me senté en la cama para luego gatear unos centímetros y llegar hasta él. Subí mis manos hasta su pecho, subiéndolas lentamente y repasando sus hombros—

-Vamos, Jimin. No estarás celoso ¿Verdad?—Introduje las yemas de mis dedos por la delgada tela de su polo, repasando los músculos de sus hombros, al mismo tiempo que empujaba y lo hacia sentar sobre la cama para sentarme en su regazo con las piernas separadas y el rostro en frente al suyo—

-Me resulta molesto—Habló Jimin, aun con el cuerpo tenso pero ya más relajado—Me resulta molesto que alguien más te trate de ese modo. Tú eres solo mía (TN) ¿Cómo quieres que no me sienta celoso si ese tipo te ha llamado cariño, te ha mandado palabras bonitas en un mensaje... y estando a mi lado? Me cabrea que alguien más esté coqueteando con mi chica—Giró la cabeza hacia un lado para tomar un poco de aire y soltar una bocanada de aire—Entonces ¿Es solo tu mejor amigo?—

-Sí, solo es mi mejor amigo—Sonreí débilmente, sintiéndome una completa zorra. Si, así es como me estaba comportando ahora... una maldita y completa zorra. No sabía lo debía a hacer... Ni siquiera ahora estaba segura de lo que ya sentía. Por un lado, está mi chico perfecto: Suga, quien cuida de mí y me dedica palabras lindas y sonrisas, me cuida mientras duermo y tranquiliza. ... él es capaz de hacerme olvidar todo, sacar las mejores partes de mí; sin embargo toda esa sensación de tranquilidad infinita siempre es momentánea, Solo cuando estoy con él y no hay nada más que me altere. Por otro lado está Jimin. Él es capaz de hacer sacar a flote las peores partes de mí, pero al mismo tiempo puede hacerme sentir segura, tranquila y con deseos de luchar por lo que más anhelo... sentir la adrenalina todo el tiempo, sentir aquello que genera al sentirse que alguien te quiere, te necesita y te ama. Sentir la necesidad de estar con él, llenar ese vacío que siempre ha estado presente... sentirme liberada al hacer lo que más me gusta y no estar obligada a comportarme como todos suponen que debería comportarme... porque Jimin, quizás, me conoce más que nadie: sabía cómo reacciono cuando me enfado, y a pesar de eso siempre halla la forma de hacer que vuelva con él, conoce cuando sonrío y me hace sentir tranquila, sabe cómo son de exasperantes mis cambios de ánimos, sabía que me sentía sola, y él había venido para reemplazar esa soledad, sabe que odio tener que aceptar ordenes en especial de mi madre, sabe o quizás entiende, cosas que ni yo misma conozco de mí o no me las he percatado.

Los brazos de Jimin me rodearon por la cintura y me apegaron a él, haciendo que resultáramos pegados, mis pechos apretados al suyo y mi rostro casi tan cerca al de él que podía llegara a besarlo en ese instante. Mi respiración se alteró con tan solo tenerlo cerca. Podía adivinar que mis mejillas estaban sonrojadas y mi labio inferior tiritaba. La mirada profunda de Jimin me observaba con cierta perversión, deseo y felicidad.

War of hormone- Boy in luv¡Lee esta historia GRATIS!