—¿Has pensado que... ya te encuentras totalmente perdido por ella? —Cuestiona Eduardo alado de mi.

Estoy recargado en mi casillero viendo como ella guarda sus cosas en el suyo.
Me gusta observarla, como arruga su nariz a veces cuando esta nerviosa, o como frunce su ceño cuando se enoja.

—No, todavía no.

Ella cierra su casillero, y me ve.
En ese preciso momento camina en frente de mi Dafne con alguna amiga, y me ve feo, una mirada de muerte, después hacia Leire, la ve igual de feo pero no le dice nada.

Me acerco a ella, no me importa dejar solo a Ed.

—¡Hey, cariño! —Veo como se asombra al momento de escuchar mi voz—, ¿Como estas?

—Bien, ¿Creo?... Tenías razón sobre Dafne, todo mundo esta hablando sobre el asunto de ayer —Parece emocionada y eso me sorprende un poco la verdad.

—No imagine que todo el mundo te dijera. Pensé que no hablabas con nadie la verdad.

—Valerio, no eres la única persona con la que hablo en instituto. No te creas tan especial.

—Yo ya me creía especial, que yo fuera la única personas con la que hablaras —Y sin más ella pone sus ojos en blanco, sus hermosos ojos.

A veces sueno tan idiota, me alegro no decir todo lo que pienso, como Alison, mi prima, esa niña será todo un caos de grande ya que siempre anda diciendo lo primero que se le venga a la mente.

—¿Ya has pensado alguna idea para nuestro súper proyecto de pintura? —Me cuestiona cambiando de tema.

—No... Pero no te preocupes, para al final del día lo tendré —Aseguro—. Algo se me ocurrirá, créeme.

—Más te vale —Me dice con el ceño fruncido y apuntándome con su dedo índice—. Recuerda que no quiero hacer todo el trabajo yo sola.

—Si, lo prometo... —Entonces se me ocurre una idea—. Y tal vez podríamos ir a comer algo... Ya sabes para hablar sobre el proyecto.

—No te quieras pasar de listo —Niega con su cabeza—. Pero como no va haber nadie en mi casa y no quiero cocinar, te aceptare la palabra de ir a comer a algún lado.

—¡Hey si que te gusta usarme!

Río por lo bajo.

—Tu dijiste que te gustaba ser usado y mas si era por mi.

Es cierto que lo dije en algún punto, pero también pensé que no me gustaba ser usado, pero si se lo digo me veré muy niña.

—Tienes razón —Le dedico una sonrisa y ella también me responde con una sonrisa.

—Bueno Valerio, ya me tengo que ir, llegare tarde a Informática.

—Si, nos vemos al rato —Le guiño un ojo y ella rueda los ojos.

Ella asiente y empieza a caminar por el pasillo.

—Estas perdido por ella —Me dice Ed mientras camina a mi lado.

—No.

—No te estaba preguntando, te lo estaba afirmando, Idiota vamos a clases, no nos van a dejar entrar a Historia.

Asiento, caminamos hasta llegar al salón.
Nos dejan pasar. Me siento hasta atrás.

Dafne no deja de verme en toda la clase. Si tengo el problema que está en todas, si en todas mis clases.
Siento que va a secuestrarme y me va a violar y después me va a matar. Cada vez que me ve con esa cara de muerte es lo único que puedo imaginar, siento escalofríos.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!