Capítulo 15.

147 13 10

Después de algunas semanas.

Taemin se encontraba en la habitación con su pequeña hija en brazos, veía como ésta empezaba a dormirse mientras le cantaba. Soo habia salido de viaje con sus padres para una reunión importante de negocios en china.

Estaba tranquilo, ya que su madre habia cambiado y estaba de su lado apoyandolo.

***

El padre de Key, se encontraba sentado en su oficina hablando de asuntos relacionados con la empresa y su crecimiento con ésta. Era cosa sería y la estaban hablando desde hace más de un día exactamente. El padre de Taemin, se encontraba presente en la reunión, había aportado dinero y acciones para llegar a donde estaba en esos momentos.

***

-Vamos, Key. No seas aburrido, hermano.

Su hermano mayor cruzó sus brazos en espera de él.

Había pasado mucho tiempo desde que lo habían separado de su pequeño Taemin, que muy apenas salía. Sentía que si salía los recuerdos llegarían rápidamente y rompería en llanto.

Y ahí estaba él. Con unos jeans de mezclilla oscura pegado a sus piernas, una camisa blanca algo holgada y unos converse negros con blanco, fue obligado a salir por su hermano de su habitación, no entendía el porque debía estar ahí, el sólo quería dormir un tanto más.

-Ya salí, ¿Contento? -Alzó una de sus cejas, mientras cruzaba sus brazos en su pecho.- ¿Ya me puedo ir a casa, Hee? Quiero dormir.

-¡No! -Grito alzando sus brazos enojado, por nada del mundo dejaría que Key regresará.- ahora mismo nos vamos a divertir y nada de poner tú carota.

Key al escucharlo fruncio sus cejas para segundos después hacer una rara mueca con sus labios; una la cuál hizo reír a Hee Chul.

-A esa carota me refería.

-¡Ya cállate, Kim Hee Chul!

-¿Tú crees que a Taemin le gustaría verte de ese modo, idiota? -Vio como Key se relajaba soltando un suspiro contínuo hablando.- a él le encantaba verte feliz, yo veía cómo sonreía al ver tú sonrisa, si sales hay más posibilidades de encontrarlo. Estando en el modo en el que estás no llegarás a nada.

-Yo... Está bien.

Continuaron caminando hasta llegar a una heladería. Entraron al lugar y pidieron algunas cosas que segundos después se encontraban comiendo en alguna mesa del lugar.

Hee Chul, se sentó al frente de Key comiendo con una cucharilla el helado de fresa que había pedido, miro a su hermano suspirar y negó con su cabeza. Le dolía tener más de un año viéndolo sufrir de esa manera, ¿Qué podía hacer él?

-Hermano. ¿Te gusta trabajar en la empresa de papá? -Pregunto, Hee Chul.

-Sí, aún que es cansados y mi asistente no me deje dormir, por el trabajo.

-¿Sabes porqué pregunto eso? -Tomó un poco del vaso con agua que le había dado el mesero segundos atrás.

-No, ¿Sucede algo? -Dejó de comer viendo a su hermano preocupado.- deja de tomar agua y dime.

-Mamá, tú y yo, nos iremos a Osaka, al parecer mamá tiene una sesión de fotos conmigo y papá quiere hacer más grande la empresa de allá. ¿Tú asistente también irá?

-... ¿Osaka...?

***

Los años comenzaron a pasar rápido y con ellos las edades.

Taemin, había comenzado a trabajar con su madre después de haberse graduado de la Universidad.

En esos momentos veía como su pequeña hija le hablaba al retrato de su padre, contándole lo que había aprendido en la guardería, el le había enseñado la fotografía a su hija como lo había prometido, años atrás.

Soo, sólo veía como la niña de ojos felinos negros como la noche, labios gruesos y acorazonados, cabello castaño medio largo coloreaba en la mesa de centro entretenida. No dejaba de pensar que si ella no existiera, ya hubiera hecho suyo a Taemin sin importar qué, después recordó que casi los mata a ambos y unas ganas de vomitar lo atacaron.

La pequeña de dos años y medio, a su corta edad sabía que su padre estaba "muerto", que Soo era una persona mala, que a su abuelo no tenía que tomarle mucha importancia y que su abuela era una buena mujer. Su madre Taemin, le había regalado el retrato de KiBum para que al verlo, recordará que su padre siempre estaba con ella, jamás estaba sola.

Se levanto del piso, tallandose uno de sus pequeños ojos, para después tomar el retrato entre sus manos y subir a la habitación con su madre.



Hola:c aquí vengo con otro capítulo más para ustedes. Disculpen las esperas pero me consume el trabajo. ¡Los quiero!

La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!