Capítulo 1

1.2K 32 0

RAQUEL

-Entonces, mi habitación es esta. Por descarte.-me dijo Yoli, mi amiga desde hace mucho tiempo.

-Si, es esta.-respondió mi hermano.- y la mía es la de la puerta blanca.

-La mía es la que está en frente a la tuya, osea esta-dije mientras me colocaba en la puerta.

Estábamos asignando las habitaciones, el piso era nuevo y no habíamos tenido ningún problema, para organizarnos. Llevábamos parte de la casa decorada y nos estaba quedando bastante chula. Las únicas normas que teníamos era:

1. No traer ligues(aunque esa no era un problema)

2. Cada uno hace sus tareas asignadas.

3. No entrar en la habitación de mi hermano David.

Aquellas 3 normas estaban colgadas detrás de la puerta principal, donde las veíamos cada vez que nos alejábamos de las habitaciones.

Mi habitación y la de Yoli estaban al lado del baño, la de mi hermano estaba a mi izquierda, siguiendo todo recto al salir del baño estaba el salón, la cocina y la izquierda del cuarto de mi hermano, la puerta principal.

El fondo de mi cuarto estaba decorado, con una mezcla de posters sobre coches, música y otras cosas sobre un fondo de cielo de noche y en el techo una gran luna llena. Todos los muebles eran de madera menos los armarios, encima de mi cama tenía una ventana grande en forma de cuadrado.

Mi vida es casi perfecta. Me falta reunir el dinero suficiente para poder pagar el examen, y mi hermano no me quiere dar lo que me falta a pesar de que algunos días trae más de dos mil euros a casa y los guarda en su bote de ahorro personal.

No sabía de donde lo sacaba y prefería no saberlo. Algunas personas, piensan que lo único que me falta en mi vida es un chico que me quiera y me cuide.

Yo ya tengo a mi hermano, pero sé de sobra que se refieren a la otra forma de querer. Sé que se refieren a que me falta un chico que me ame, pero no tengo ninguna prisa en que eso ocurra, asi que mientras tanto disfruto la vida. Yoli y yo nos graduamos hace un tiempo, estamos buscando un trabajo hasta que vayamos a la universidad.

Tengo ciertas habilidades que mi hermano no sabe y que es mejor que no sepa, porque si no... prefiero no ver us reacción. Por ejemplo, no me conviene que se entere, que sé conducir desde los 15 años. O que sé forzar muchas cerradura, o que cuando tenía 14 y todavía no teníamos un hogar estable robaba en los supermercados hasta más o menos los 16.

DAVID

Hace un tiempo que mi hermana,Yoli y yo decidimos irnos a vivir los tres a un piso. Los tres somos como hermanos, aunque Yoli no lo sea la tratamos como tal. Es una chica estupenda, muy maja, guapa y agradable además de que nos hace reír a todas horas. No sé como estarían decorando sus habitaciones, pero si sabía que la de Raquel tendría algún póster de coches y de música.

El mío en cambio estaba completamente lleno de pósters de coches con un lamborgini pintado en la pared. En fin, nuestras vidas ahora van bien, y lo mejor de todo es que Raquel no sabe que participo en carreras ilegales casi todas las noches. Soy de los mejores, si no fuera por Álvaro y Carlos que cada vez que van es mejor no correr. Aunque todavía hay pringados que lo siguen intentando, o los novatos. Esos si que son unos pringados. Tengo dos coches un deportivo, que lo uso para salir a cualquier sitio y un lamborgini, que lo uso para correr, por suerte coincido en coche con Carlos. A veces le gano, pero tengo que tener el depósito de gasolina lleno, si no es asi pierdo seguro y con Álvaro mejor ni molestarse en competir.

Cuando se apuesta poco, compito contra él, al igual que el quinto, sexto y séptimo mejor corredor de la noche.

Esta noche no van a ir a competir ninguno de los dos, asi que será mi oportunidad para ganar todo el dinero posible que poder llevar a casa. Raquel ya me ha preguntado de donde saco el dinero que traigo algunas noches varias veces, y ahora lo ha dejado un tiempo, pero alguna noche descubrirá lo que pasa.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!