~CAPÍTULO 4~ Recuerdos contigo.

1.7K 140 1

-Que subas—miró tras de él, al el espacio que quedaba libre en su moto—Iremos a dar una vuelta.

Entreabrí los ojos tanto como pude, sintiendo que tal vez podrían salirse de sus órbitas. ¿Qué coños había dicho?—

Separé los labios y solté una carcajada, llevando las manos a mi vientre—

-Que gracioso eres—Mi expresión se cambió de una de burla a una seria—Ni aunque dependa de mi puta muerte, Park—

-Muñeca—meneó la cabeza—O subes por las buenas, o subes por las malas. Es una de dos—

Crucé los brazos al mismo tiempo que lo fulminaba con la mirada fija en aquellos ojos negros, llenos de perversión y vacilación. Tenía tantos deseos de quitarle esa estúpida sonrisa de la cara con un puño.

-Escúchame bien, Park—Resoplé airada—Jó de te—pronuncie sílaba por sílaba y luego sonreí de costado para girarme y regresar a mi auto— ¡Mierda!—gequé un grito lleno de espanto—

-Ah—se giró él dejando de pasar su mano por mi auto—Perdona, (TN). No fue mi intención asustarte. A los tiempos— JungKook me saludó arqueando las cejas y moviendo la mano con una sonrisa vacilante en sus labios—No te preocupes. Cuidaré muy bien de tu auto. Solo dame las llaves. Puedes venir a recogerlo cuando regresen—

Tenía los ojos abiertos, tanto como podía. Mis venas querían explotar de furia. ¿Qué mierda era lo que decía? ¡Estaba loco!—

-No me voy a...—Una mano tiró de mí con tal fuerza que me giró. Me inclinó hacia abajo y un hombro se apoyó en mi vientre para levantarme del suelo, demasiado rápido como para intentar hacer algo y detenerlo.

-¡Jimin!—Grité intentando patalear—

Una de sus manos sujetó mis piernas y me hecho más hacia atrás, sintiendo que me caería de cara y obligándome a aferrarme a su espalda, sujetándolo por atrás—Jimin bájame. Mierda ¡Bájame! ¡Auxilio! ¡Socorro! ¡Alguien ayúdeme!— Empecé a hacer un escándalo para llamar la atención de los transeúntes del lugar—

-Malcriada—lo escuché susurrar—

-¡auxilio! ¡Me está...!—Un fuerte golpe en mi nalga derecha, generando que un acalambrador dolor se esparciera por toda esa zona y retorciera mis nervios. Me había golpeado. Me había nalgueado—

-Disculpen señores—Habló Jimin—es mi novia. Está un poco rebelde estos días. Ya saben... Histeria, sensibilidad y esas cosas de chicas. Está en sus días— ¿Qué mierda? Intenté mover de nuevo las piernas para patalear, pero otra nalgada asentó en mi trasero, generándome un dolor mayor al anterior—

Miraba al suelo que dejaba atrás mientras avanzaba. Tenía la boca entreabierta, sintiendo que todo se movía al estar colgada boca abajo. Me empujo con su hombro, generando fuerza en mi vientre y luego resulté sentada sobre la moto. Parpadeé teniendo la boca abierta, asimilando cosas que ni siquiera cruzaban por mi cabeza. Estaba ida.

-Cierra la boca—Escuché su susurró. Clavé la mirada en sus ojos, lo cuales me observaban demasiado cercanos. Su boca estaba al rose de la mía, su alientos entraba por mi boca y su nariz también rosaba a la mía. Tragué saliva sin moverme. Estaba petrificada deseando saborear sus labios. De un segundo al otro sus labios estaban pegados a los míos en una caricia. Empujé mi cabeza hacia la de él queriendo más que solo el rose de sus labios, pero en ese instante la moto emitió un estruendoso ruido, volviéndome a la realidad. Me aparté y mire a todas partes. Estaba sobre la moto chatarra de Jimin, en la parte delantera y bien pegada al timón para que Jimin alcanzase las manos al timón. La moto emitía una pequeña vibración al estar encendida—

War of hormone- Boy in luv¡Lee esta historia GRATIS!