✖¿Estas listo?✖

3.9K 447 128

Esa misma tarde Niall puso un plan en marcha; Zayn se quedaría a dormir con él esa noche. Tendrían el departamento para ellos solos, Harry se encargó de Louis, probablemente ambos se irían al departamento de Zayn y hacer algo con Tony.


Niall ya estaba listo para ir a la cama con una camisa ligera y unos bóxer. Por otra parte Zayn fingía ver la televisión.


—¿Ya tienes sueño? —preguntó Niall.


—Sí, algo. Te estaba esperando a ti para apagar la luz.


—Oh... ¿Podemos dejar una encendida? Le tengo miedo a la oscuridad —mintió.


—Bien. Buenas noches —Zayn le dio un pequeño beso en sus labios.


Niall suspiró, esto no iba a ser fácil. De repente una idea cruzó su cabeza; con cuidado tomó su celular y abrió la aplicación de mensajes.


Niall 12:56 AM: Zayn?


Zayn 12:56 AM: Estamos al lado para qué enviar mensajes?


Niall 12:56 AM: Porque quiero, porque puedo y porque quería saber si estabas despierto


Zayn 12:56 AM: No puedo dormir y tú?


Niall 12:57 AM: Tampoco


Veinte minutos pasaron desde que habían dicho buenas noches.


—Contemos ovejas —Zayn dejó su teléfono a un lado.


—Mejor voy a contar Zayn's —ambos rieron. Zayn amaba esa extraña capacidad que poseía Niall para hacerle reír incluso de madrugada —. Podemos hacer la noche más larga —susurró Niall cerca de su oído.


—¿A qué te refieres?


Niall pego sus caderas a las de Zayn, en ese momento ambos conectaron sus miradas. Los ojos azules de Niall se volvieron más oscuros e indefinibles, hasta que se lanzó a los labios de Zayn embriagándolo con su aroma y la suavidad de sus labios.


Cuando por fin entrelazaron sus piernas se escuchó un gemido de parte de Zayn, mientras Niall seguía rozando su entrepierna contra la rodilla del mayor, éste coloco una mano entre sus cuerpos apartándolos lentamente hasta que ni siquiera sus labios estaban unidos. Sin embargo, cuando Zayn decidió mirar a Niall, él se encontró con ese azul que tanto amaba a punto de romper en llanto.


—¿Niall, qué pasa? —él negó con su cabeza y le dio la espalda. Un sentimiento cercano a la culpa llenó su pecho, sabía a lo que iban a llegar.


—¿Soy muy feo?


Zayn abrió los ojos exageradamente —No, bebé, claro que no. Eres precioso, amo tu sonrisa, tus ojos, tu cuerpo, y lo más importante te amo a ti. ¿Quién te dijo que eres feo?

Text Messages »  Ziall¡Lee esta historia GRATIS!